¿No encuentras algo? Búscalo aquí

miércoles, 27 de julio de 2011

Maldito karma David Safier

No sé si alguna vez lo he dicho en voz alta o si sólo lo he pensado, pero el libro Maldito karma no me llama la atención para nada. Bueno, mejor dicho, no me llamaba la atención para nada porque ahora he cambiado de opinión. A lo largo de los últimos meses he leído varias reseñas de este libro en las que la gente valoraba el libro como muy bueno, muy malo y bueno a secas. Tantas y tan dispares opiniones me llevaron a no querer leer el libro, al menos por aquel entonces. Con lo que no contaba era con que me lo regalaran por mi cumpleaños.

El libro lo he tenido varias veces en la mano y he de reconocer que muchas de esas veces he estado a punto de comprarlo pero al final siempre se quedaba pendiente para otro día. ¿Queréis saber el motivo que me ha echado tantas veces para atrás? Pues veréis, es por algo tan tonto como que mi sentido del humor no es, en ocasiones, muy parecido al del resto de lectores, y ya me ha pasado en alguna ocasión que me han recomendado un libro “con el que me iba a reír mogollón” y lo terminado pensando: “creo que me he leído el libro que no era porque no me he reído ni una sola vez”. Me gustan las novelas de risa, pero como decía antes, no siempre coincide mi sentido del humor con el del resto de gente. Maldito karma lo recomiendan para echarte unas risas y para pasar un buen rato y a mí, que me daba miedo esperar mucho de él y que luego me defraudara, tanto buen rollito me echó para atrás.

Lo que ha pasado sin embargo ha sido justo lo contrario. Esperaba tanto que me defraudara que me ha terminado gustando mucho. ¡¿Qué digo gustando!? Encantando. Y no porque me haya reído a carcajadas (no ha sido el caso) sino porque la historia que cuenta me ha parecido a la vez divertida, tierna y triste. He sentido tanta pena en algunos momentos que parecía que casi podía sentir la misma angustia de la protagonista cuando pensaba en su hija. Realmente ha llegado a emocionarme ¡y eso que yo no soy madre!

La historia es sencilla: Kim es una presentadora de televisión con mucho éxito en su vida profesional, pero que tiene una vida sentimental bastante triste. Su matrimonio se va a pique y no sabe ver que ella es quien más culpa tiene. Justo antes de su muerte tiene una aventura con un colega de profesión que le trae de cabeza desde hace tiempo.

Con su muerte deja solos a su marido Alex, a su hija Lilly y a su madre Martha, y no es hasta que está muerta que se da cuenta de que quiere realmente estar con su familia. Desde ese momento se propone recuperarla a toda costa a pesar de que sabe que no lo va a tener fácil. Para empezar porque se ha reencarnado en una hormiga y, como todo el mundo sabe, no es fácil comunicarse con una hormiga. Dentro del hormiguero conocerá a Casanova, el auténtico, que lleva más de doscientos años muriendo y reencarnándose en hormiga y que se convierte en su amigo y compañero de fatigas. Juntos descubren que si acumulan buen karma podrán ir ascendiendo en la escalera de la reencarnación, siendo cada vez animales de mayor tamaño y de más influencia para los humanos.

¿Conseguirá Kim llegar a su familia?

Yo lo recomiendo porque a parte de sacarte la sonrisa casi todo el tiempo, es un libro que te da que pensar. Kim se da cuenta tarde de que su hija es el motor de su vida y se niega a perderla, así que también podemos decir que es un libro que habla de las segundas oportunidades, que dicho sea de paso, creo que todos tenemos derecho a ellas. Somos humanos y como tal nos equivocamos, por eso me gusta la idea de que haya alguien dispuesto a ayudarnos a salir del bache y que nos de esa oportunidad que no supimos aprovechar la primera vez.

Vaca, lombriz, escarabajo de la patata, ardilla.
Fue una época durísima.
Tan lejos de casa, echaba de menos a Lilly. Y me preguntaba si volvería a verla.
Pero la nostalgia del regreso a casa no fue mi único contratiempo. En mi primera semana de ternerita ya tuve problemas con el ranchero Carl. Parecía salido de un anuncio de Marlboro, siembre estaba de mal humor y avisaba de su llegada desde lo lejos con su tos crónica de fumador. Cuando quiso marcarnos con su distintivo, los demás becerros aullaron desesperados. Los torturó con el hierro candente y yo no podía soportar tantos alaridos de dolor. Cuando Carl se acercó a mí con aquel trasto al rojo vivo, me decidí por un ataque preventivo: le propiné con fuerza una patada en la rodilla.
Carl maldijo en voz alta y volvió a acercárseme con el hierro candente. Pedí a los demás terneros que me ayudaran, igual que había hecho con el mono de la placa metálica en el laboratorio. Fue una auténtica rebelión. Carl salió corriendo despavorido del establo.
Al día siguiente nos sacrificaron, a mí y a los demás.
¿Qué si acumulé buen karma? No, en absoluto. Fue malo. Yo fui responsable de la muerte de los demás terneros.
Y así fue como descendí en la escalera de la reencarnación.

Volví a nacer como lombriz en Irlanda.

12 comentarios:

Margari dijo...

Tuve ganas de leer este libro, luego las perdí... Y ahora me las has devuelto. Y es que me pasa lo mismo que a ti. Me cuesta mucho reírme con un libro. Sólo recuerdo uno que me hizo reir de veras: Sin noticias de Gurb. Pero luego ya... Todos los intentos han terminado fracasando. A lo mejor ahora me animo, sin esperar mucho, y termino leyendo este libro. Por cierto, voy a empezar Choque de Reyes. ¡Necesito saber cómo continua la historia!!!
Besotes!!!

Tatty dijo...

Lo tengo en mi estantería desde hace meses pero nunca me decido a leerlo, quizás este verano me anime ya que lo veo más como lectura veraniega. Me alegro de que te haya gustado aunque no tuvieses muchas expectativas
un beso

Carol dijo...

Me alegra tu entusiasmo. A mi no me arrancó ninguna carcajada como prometía la contraportada, solo sonrisas. Pero me pareció una idea original y me entretuvo mucho. Fue un libro muy ligero que en su día me vino bien leer. El mejor: Casanova. El segundo libro del autor me gustó un pelín menos, pero sigue siendo entretenido y también muy original. Cuando saque el tercero repetiré con él porque de vez en cuando viene bien leerse este tipo de libros.

¡Un abrazo!

Bookworm dijo...

Con que un libro que promete carcajadas, me arranque unas sonrisas ya me doy por satisfecha la verdad. Con este me lo pasé muy bien, lo reconozco, pero todo depende del sentido del humor de cada uno y por supuesto del momento en que lo leemos. Creo que también te hará pasar un buen rato "Jesús me quiere". Si te animas ya nos contarás.
Un abrazo.

Shorby dijo...

Tengo un tira y afloja con este libro, me ha gustado la reseña, quizá lo lea más adelante =)

Besotes

Narayani dijo...

Margari, no sabes cómo me alegro de que te haya gustado Juego de tronos. Tengo una amiga que ha visto la serie de tv y ahora está como loca por saber qué pasa después. Ya tiene mis libros, así que me imagino que se habrá enganchado ya, jeje.

Tatty, a mí me lo regalaron hace una semana y me puse con él en cuanto termine La casa de los amores imposibles. Tuve el pálpito de que era mi momento para leerlo, jeje.

Besos!

Narayani dijo...

Carol, Bookworm, por ahora esperaré para leer "Jesús me quiere" aunque estoy segura de que tarde o temprano lo leeré. Coincidido contigo Bookworm, en que si te arranca sonrisas ya merece la pena.

Shorby, ya nos contarás si al final te animas con el libro :-)

Por cierto Margari, a mí Sin noticias de Gurb me gustó mucho la primera vez que lo leí. Cuando años después volví a leerlo no me hizo tanta gracia... Una pena, porque la primera lo disfruté de veras...

Besosss

Goizeder Lamariano Martín dijo...

A mí me pasa un poco como a ti, me cuesta mucho reirme con un libro y con este no me reí nada, tampoco con El asombroso viaje de Pomponio Flato, otro libro que me habían recomendado mucho. Pero aun así de este libro me gustó mucho la historia que hay detrás, la moraleja y aunque no me reí, al final lo disfruté. Muchos besos.

Isi dijo...

Yo soy una de las que lo recomendaba, y de las que luego recomendó "Jesús me quiere". La verdad es que me lo pasé pipa. Qué historia tan boba y tan divertida, oye!

Narayani dijo...

Goizeder, acabas de quitarme la idea de leer El asombroso viaje... Con este libro me pasa con el de Maldito karma, que no sé muy bien qué hacer: leerlo o no leerlo. He ahí el dilema :-)

La verdad es que sí, Isi, es una historia boba y divertida. Muchas veces hacen falta cosas como estas para desconectar y no pensar demasiado. Me haré con Jesús me quiere más adelante seguro.

Besos y buen finde!

bibliobulimica dijo...

a mi me gustó mucho y debo decir que me arrancó carcajadas, y el siguiente libro de él también me gustó mucho. Son historias muy originales y creo que lo divertido es pensar "¿pero cómo se le ha ocurrido esto?"
Ale.

Jose dijo...

¡Hey! Al final picaste con éste ;-). Me apunto al club de los que les cuesta reírse con un libro, es una cosa curiosa que el drama siempre esté más valorado que la comedia y ésta última sea sumamente más difícil de hacer.

El de Jesús me ama es más flojito, aunque sigue en la línea de éste y es muy fácil de leer.

Y, sólo para darte celos...¿Adivinas quién está leyendo Dance with dragons :-)?