¿No encuentras algo? Búscalo aquí

martes, 2 de octubre de 2018

El conjuro - Mariah Evans

Leí este libro durante mis vacaciones en Japón y la verdad es que fue perfecto para lo que necesitaba en ese momento: no pensar. Antes de coger El conjuro tenía entre manos otro libro que, aunque me estaba gustando mucho, era más denso y de una temática más dura. Eso, sumado a que llegaba muy cansada todos los días hizo que me decidiera por el título que os traigo hoy.

Anaís es una joven británica del siglo XXI. Es una mujer liberal, independiente y busca el amor después de que su novio la engañara con otra chica.

Neilan es un joven escocés del siglo XVIII. Es un hombre chapado a la antigua, guerrero y desilusionado con el amor.

Anaís hace un conjuro una noche de borrachera para llamar al amor, y Neilan hace una petición para cambiar su vida después de que su esposa se fuera con otro, pero sin saber cómo terminan encontrándose en la casa de Anaís, en pleno siglo XXI. A partir de ese momento están "condenados" a entenderse, y es que ella le ve tan perdido (y tan buenorro) que es incapaz de dejarle solo en la calle. Poco a poco se van conociendo, y  mientras investigan qué ha pasado con el conjuro, vamos siendo testigos de divertidas situaciones debidas al cambio de siglo de Neilan.
 
Por supuesto encontramos amor en esta historia, pero también amistad y un canto feminista que a Neilan le trae por la calle de la amargura y que le perdonamos solo porque viene del siglo que viene.

El ritmo de la narración es muy bueno y siempre te deja con ganas de saber más. Los personajes me han gustado mucho, ambos son bastante interesantes y es fácil empatizar con su historia. Ha habido solo un par de cosas que no me han convencido demasiado, pero entiendo que eran necesarias para el desarrollo de la historia así que lo pasé por alto. El final me resultó triste y emotivo y terminé la lectura con un nudo en la garganta y varias lágrimas luchando por no caer. Sin embargo, cuando estudié el final con perspectiva no lo vi de la misma manera que cuando lo leí y me terminó dejando buen sabor de boca.

En resumen, es una lectura fresca y bastante adictiva. Tiene situaciones divertidas y otras emocionales y casi siempre lo estás leyendo con una sonrisa en los labios. Como decía al principio, era justo lo que necesitaba en ese momento. Sin duda cumplió con su cometido de entretener.

Ella había hecho el mismo ritual que él, pidiendo encontrar el amor ¿y le traían a un escocés del siglo dieciocho? Sí que estaba mal el panorama.
 

domingo, 30 de septiembre de 2018

El hombre que entraba por la ventana - Gonzalo Moure y Gabriel Pacheco

Conocí a Gonzalo Moure hace años cuando me escribió a raíz de una reseña que publiqué en el blog. El libro no era suyo, es más, era uno bastante antiguo, pero le gustó uno de los comentarios que hice sobre él y me pidió permiso para utilizar la idea de esa frase en una de sus novelas: El bostezo del puma. Por supuesto le dije que sí y al poco tiempo él me envió un ejemplar del libro dedicado. A día de hoy, ya que estoy os cuento mi vida, el libro no está conmigo porque lo presté y estoy esperando a que me lo devuelvan (3 años más tarde) Nunca me he arrepentido tanto de prestar un libro…
Desde entonces he leído varios libros suyos y siempre con mucho gusto, por eso, cuando hace unos meses Gonzalo publicó en su página de Facebook que estaba a la venta un libro suyo ilustrado no me lo pensé dos veces.
"El hombre que entraba por la ventana" es un cuento precioso que cuenta la vida de una niña solitaria de un barrio de Lisboa. Su padre se marchó cuando era un bebé, y su madre es una mujer triste y nostálgica que no aporta demasiado a su vida. Cada noche, al quedarse dormida, escucha la voz de un hombre que le cuenta cuentos y ella piensa que todos los niños tienen esa voz que les arrulla por la noche. Sin embargo no tarda en descubrir que es la única que lo escucha y decide no contárselo a nadie para que no la tachen de loca y poder mantener los cuentos que tanto le gustan.
La historia, aunque escrita en prosa, está envuelta en poesía. No es solo lo que cuenta Gonzalo, sino cómo lo cuenta. Tanto el texto como las ilustraciones de Gabriel Pacheco tienen tintes nostálgicos y tristes, como lo fados de los que hablan en el cuento.

Ilustración del blog de Gabriel: http://gabriel-pacheco.blogspot.com/
En definitiva, es un libro bonito lo mires por donde lo mires. Historia e ilustraciones se unen para formar un todo que merece mucho la pena y, ¿sabéis lo mejor? Que además es un libro muy barato (menos de 6€) Eso sí, no lo he encontrado en las librerías para llevármelo al momento, pero si lo pides te lo tienen en unos días.
…me dibujaba y me regalaba sus dibujos y solo me pedía a cambio una sonrisa. No me costaba nada pagarle así, sonriendo con toda mi tristeza.

Otros libros que me han gustado del autor (reseña haciendo clic en la imagen):
 
http://narayani-eraseunavez.blogspot.com/2015/03/a-la-mierda-la-bicicleta-gonzalo-moure.html    http://narayani-eraseunavez.blogspot.com/2011/08/el-sindrome-de-mozart-gonzalo-moure.html    http://narayani-eraseunavez.blogspot.com/2011/11/el-bostezo-del-puma-gonzalo-moure.html 
 

martes, 25 de septiembre de 2018

Mini reseñas - Relatos - "En un mundo llamado Tarsi" y "La Sirenita"

Siguiendo con la lista de relatos que elegí del lector electrónico, hoy traigo dos de tintes fantásticos:
 
 
En un mundo llamado Tarsi, de Marta Pérez Luis.
 
Una niña humana aparece en un mundo mágico para llevar a cabo una misión: Tarsi está en peligro y solo ella puede ayudarlos. La historia como tal no está mal, pero no me ha convencido mucho el final ni el porqué de que sea ella quien tenga que salvarlos. Por otro lado, se nota que la autora es bastante novata y utiliza muchos lugares comunes. Aun así, si tenéis niños pequeños, creo que podrían disfrutar de la historia y las aventuras.

La Sirenita, de Hans Christian Andersen.
 
Este cuento lo conocemos todos, aunque la versión de Andersen es bastante menos edulcorada que la de Disney. Una pequeña sirena se pasa el día queriendo subir a la superficie para ver cómo es estar fuera del agua; cuando por fin tiene permiso para subir ve a un humano y se enamora de él, así que todos los días nada hasta su castillo para poder verle. Al final hace un trato con la bruja para poder estar con él y da su voz a cambio de piernas. Como veis el argumento es el mismo que el de la peli, pero la historia es mucho más cruda. Es la segunda vez que lo leo y lo he disfrutado tanto como la primera vez. Creo que es mi cuento favorito.
 
Si queréis leer las mini reseñas anteriores podéis hacerlo pinchando en las siguientes imágenes:

http://narayani-eraseunavez.blogspot.com/2018/06/mini-resenas-relatos-hueles-lluvia-y-la.html
 
http://narayani-eraseunavez.blogspot.com/2018/06/mini-resenas-relatos-un-cafe-para.html
 
http://narayani-eraseunavez.blogspot.com/2018/08/mini-resenas-relatos-deprimencia-y-el.html

jueves, 30 de agosto de 2018

Lo siento, Leonard Peacock - Matthew Quick

Tenía este libro en la lista de pendientes desde que lo vi en el blog de Shorby y, tal y como había imaginado cuando leí su reseña, me ha gustado mucho.
 
Conocemos a Leonard el día que cumple 18 años cuando nos cuenta en presente, y con toda la naturalidad del mundo, cómo y por qué ha decidido matar a un compañero de clase antes de quitarse la vida.
 
A pesar de ser él quien debería recibir los regalos en un día tan señalado, es el propio Leonard el que prepara regalos para despedirse de las personas más queridas para él: su vecino, con el que ve películas de Bogart; su profesor de Historia, que le presta más atención que nadie y que imparte sabiduría en cada clase aunque casi ningún alumno lo crea así; un compañero del instituto al que escucha tocar el violín todos los días; y una chica que reparte folletos de la iglesia en la salida del tren.
 
Antes de dar los regalos, Leonard nos cuenta la relación que tiene con estos personajes y por qué le regala lo que le regala a cada uno. Es su manera de despedirse, pero también una manera de pedir socorro. Quiere que alguien le quite la idea del asesinato y el suicidio. Quiere encontrar un motivo para seguir viviendo.
 
Es un libro que trata un tema muy delicado de una manera acertada a través del humor negro y la ironía. El protagonista es una persona diferente, que hace lo que le viene en gana siempre (y al que tachan de raro por eso), pero que tiene sentimientos como cualquier hijo de vecino. Le duele no tener amigos, que le den la espalda, que sus padres pasen de él y no se preocupen nada más que de ellos mismos...
 
Igual que nos dolería a todos.
 
Además de la P-38, tengo cuatro regalos más: uno para cada uno de mis amigos.
Quiero despedirme de ellos como está mandado.
Quiero que cada uno tenga un recuerdo de mí. Así sabrán que me importan y que no he podido ser mejor de lo que soy, que no podía quedarme más tiempo y que lo que va a pasar hoy no es culpa suya.
 
Sin duda "Lo siento, Leonard Peacock" es un libro especial que creo que todo el mundo debería leer para intentar luchar contra el bullying. El acoso está muy presente en colegios e institutos, y libros como este lo dan a conocer en toda su crudeza. No hace falta recrearse en los abusos para que se te ponga la piel de gallina, personalmente me afecta más el pasotismo de los padres y el mirar para otro lado de la gente.
 
En fin, que me ha gustado mucho. Que hay que leerlo porque además está bien contado, con notas a pie de página que muchas veces ocupan más que el texto principal, y que nos aclara puntos que para el personaje son importantes.
 
Después venid y contadme qué os ha parecido. Seguro que no hay ninguna queja.
 

domingo, 19 de agosto de 2018

Mini reseñas - Relatos - "Deprimencia" y "El perro negro"

Como sabéis llevo un tiempo "quitándome" novelas y relatos electrónicos que tenía en pendientes desde hacía años. La que traigo hoy es la tercera tanda y nos lleva a una temática un poco más oscura y tétrica que las anteriores.
 
 
Deprimencia, de Elmer Ruddensktrik.
 
Deprimencia es una niña que vive encerrada en una casa en medio del bosque. Hay dos personas que están con ella, un hombre y una mujer, a quienes no parece gustarles demasiado la pequeña. Me gustó, pero me dejó sensación agridulce. La historia está bien narrada, y es interesante, pero el tema que toca es muy delicado y te deja un poco tocada el final. ¿Es el merecido? ¿Acaba bien o acaba mal? Supongo que en esta historia tenemos que tirar de doble moral. En cualquier caso es un relato, con lo que tampoco os quitará mucho tiempo si queréis descubrirlo por vosotros mismos. Yo lo haría.
 
El perro negro, de Mikel Santiago. Lo tengo desde hace siglos en el lector y cuando lo rescaté hace poco para leerlo me sorprendió que el autor fuera Mikel Santiago, a quien, por aquel entonces, no conocía.
 
Un anciano está en una residencia y parece haber perdido la cabeza de un día para otro sin motivo aparente. Uno de los enfermeros consigue que le cuente los porqués de ese cambio, pero, ¿le creerá o le tomará por loco? La historia me ha gustado y me ha tenido un poco "aterrorizada" durante el rato que lo he tenido entre las manos... y también después. Supongo que leerlo de noche, con poca luz y en medio de un vendaval que provoca ruido en toda la casa tampoco ayudó...
 
Si queréis ver las otras dos tandas de relatos podéis hacerlo pinchando en las imágenes:
 
http://narayani-eraseunavez.blogspot.com/2018/06/mini-resenas-relatos-hueles-lluvia-y-la.html
 
 
http://narayani-eraseunavez.blogspot.com/2018/06/mini-resenas-relatos-un-cafe-para.html

martes, 14 de agosto de 2018

Cuando es real - Erin Watt

Empecé a ver reseñas de este libro hace unos meses y, la verdad, es que me llamó la atención enseguida. No sabría decir muy bien cómo funciona, pero hay ciertas novelas juveniles que pasan por delante y es como si ni siquiera las viera, y otras veces que según veo un libro se me mete entre ceja y ceja y solo puedo pensar en comprarlo cada vez que lo veo. Pues bien, como ya habréis adivinado, este, al final, cayó.
 
Y además lo leí en un par de días.
 
Oackley Ford es un cantante de éxito que puede perder todo lo que tiene por su carácter, las fiestas desenfrenadas que nunca acaban bien, y la falta de inspiración. Su equipo decide que lo mejor para limpiar su imagen es buscarle una novia normal, que no tenga nada que ver con su mundo, y ahí es donde entra Vaughn Bennet en acción. Ella es una adolescente con los pies en la tierra. Se ha tomado un año sabático antes de entrar en la Universidad porque tiene que trabajar para poder pagar las deudas que sus padres dejaron al morir. Ser la novia de Oakley Ford le dejará un colchón importante para mantenerse durante un tiempo así que acepta casi sin pensarlo.
 
La fórmula de la novela ya la hemos visto más veces, pero aun así entretiene: se conocen y se tiran los trastos a la cabeza, pero poco a poco se van conociendo y se dan cuenta de que el otro no es tan malo como les había parecido al principio. El novio real de Vaughn, la hermana y los guardaespaldas de Oakley harán la historia un poco más interesante también. Por supuesto tenemos una historia de amor, pero también de amistad, y es que, aunque Oakley tenga todo lo que se puede tener en el mundo, no tiene alguien a quien llamar amigo en realidad.
 
Es una novela claramente juvenil, tanto por los personajes protagonistas, como por el lenguaje que se utiliza. Por otro lado hace muchas referencias a redes sociales, reproduciendo conversaciones "reales" de los fans en Instagram. Todo esto creo que puede ayudar a los más jóvenes a entrar en el libro de una manera más fácil, sobre todo si no son demasiado dados a la lectura.
 
En resumen, es una novela entretenida, con una historia bonita detrás que se lee con mucha facilidad. Este tipo de libros a mí me encantan para leer en verano, cuando no apetece pensar demasiado ni leer dramas que acaban mal.
 
Para acabar la reseña tengo que decir que le pongo dos peros al libro: uno, a las autoras (Erin Watt es el seudónimo que utilizan Jen Frederick y Elle Kennedy) por los nombres que le han puesto a los personajes (a todos, no solo los protagonistas son raros y difíciles de leer); y otro, a la editorial por la corrección, ya que hay muchísimos fallos que verdaderamente creo que son fácilmente identificables. Creo que los lectores de este género deberíamos ser más exigentes con cómo llegan los libros a las librerías. Tal vez, si todo el mundo lo comentara, las editoriales se pondrían más las pilas a la hora de publicar algo medio corregido. Ahí lo dejo...
 
¿Vosotros os quejáis en vuestras reseñas de estos fallos, o se lo perdonáis a las editoriales más fácilmente?
 

lunes, 6 de agosto de 2018

Evelina - Frances Burney

Tenía este libro en casa desde hacía algo más de un año, pero, como es bastante gordo, me daba pereza ponerme con él. El otro día lo vi y de repente me apeteció, así que lo cogí y empecé a leer teniendo en mente todas las reseñas positivas que había leído del libro. Y ese fue el problema; lo cogí con las expectativas muy altas y me costó mucho entrar en la historia. Pero, ¿sabéis qué? Que luego mejoró y ahora me cuento entre los que han disfrutado de la novela. Mejor os cuento en detalle.
 
Evelina es una joven que ha vivido siempre en el campo. Su madre murió al traerla al mundo y su padre no la reconoce, por lo que está, desde que nació, bajo la protección de su tutor, el reverendo Villars, en una pequeña localidad de Inglaterra. Con diecisiete años va a Londres por primera vez con un grupo de amigos y allí descubre un mundo del que había oído hablar pero del que en verdad no sabía nada. Descubre la bondad de sus nuevos amigos, pero también a gente no tan amable y mucho más desagradable de lo que había podido imaginar jamás. La aparición de Lord Orville, un caballero de lo más educado, madame Duval, la abuela de Evelina, y sir Clement Willoughby, un joven que dice estar loco por ella, provocarán muchas situaciones complicadas para la protagonista que la harán madurar con rapidez.
 
Todo lo que he puesto arriba tiene buena pinta, ¿no? Entonces, ¿cuál fue el problema que me encontré? Pues que al principio se dibuja a Evelina como una chica tan inocente que casi parece tonta, a la que no le sale ni la voz cuando quiere hablar con un hombre amable que está tratando de conversar con ella. Sinceramente me ponía de los nervios (los fans del libro, por favor, que no se ofendan) Sin embargo Evelina, a base de malas experiencias, va madurando y poco a poco pasa de ser una joven ingenua a ser una mujer cabal, con más paciencia que el Santo Job y con las ideas muy claras. Sé que en el libro se retrata a las mujeres de la época, pero me llamó la atención la poca sangre que muestra la protagonista al principio. Como podréis imaginar, me gustó ver el cambio en Evelina.
 
No soy yo ninguna experta en la época, pero me da la sensación de que la autora hace un retrato de la sociedad muy fiel. Nos muestra los salones de té, los teatros, los bailes e incluso los carruajes, y cómo cambiaba todo en función de quién fuera a los bailes o en los coches de caballos.
 
Por último comentar que la novela es una sucesión de cartas, la mayoría de Evelina al señor Villars, en las que va narrando todo cuanto le sucede durante el tiempo que está fuera de casa.
 
En cuanto a la edición del libro, me ha llamado mucho la atención que hay muchas faltas: palabras repetidas, mezclas de femenino y masculino, artículos en singular y nombre en plural... cosas así. Siendo el libro de la editorial dÉpoca me ha sorprendido mucho porque nunca antes me había encontrado con algo así... Desconozco si hay una segunda edición que ya esté corregida (yo tengo la primera edición) Por lo demás, el libro es muy bonito, en la línea de la editorial, con imágenes en blanco y negro acompañando al texto.
 
En resumen, Evelina es un libro interesante sobre la Inglaterra de final del siglo XVIII. Personalmente me costó entrar en la historia, pero una vez que lo hice la disfruté mucho.
 
Este es el tercer libro que leo de la editorial dÉpoca. Os dejo la reseña de los otros dos:  
 
http://narayani-eraseunavez.blogspot.com/2017/03/valancy-stirling-o-el-castillo-azul.html           http://narayani-eraseunavez.blogspot.com/2017/09/persuasion-jane-austen.html

viernes, 20 de julio de 2018

El jardín Constance Fenimore Woolson

Estamos a final del siglo XIX y Prudence llega a Italia desde Norte América. No lleva intención de quedarse, pero allí se enamora de un viudo  y se termina casando con él. La mala suerte quiere dejar viuda a Prudence muy pronto y ella pasa a hacerse cargo de toda la familia que deja el italiano detrás.
 
En lugar de volver a Estados Unidos, Prudence continúa viviendo en la misma casa y trabajando para sacar adelante a todos los miembros de una familia de vagos y egoístas; sin embargo a ella eso le da igual, lo único que le importa y que, de hecho, la saca de sus casillas, es un cobertizo que hay en su terreno y que le impide ver todo el paisaje. Su sueño es tirarlo y crear un bonito jardín en su lugar, aunque para conseguir algo así necesita dinero... y que su familia no abuse de su generosidad.
 
Con estas pocas líneas prácticamente os he contado el libro entero, aunque en verdad lo importante no es qué pasa, sino cómo está contado. La historia está bien narrada, de forma amena y acompañada de unas ilustraciones que, personalmente, me han gustado mucho; creo que le dan mucha personalidad al libro y que ayudan a la hora de visualizar algunas descripciones.
 
El pero que le pongo a la historia es que me ha resultado muy repetitiva. La protagonista pasa por la misma situación con todos los miembros de su familia política y llega un momento que ya no nos sorprende y que, incluso, "adivinamos" qué va a pasar. Personalmente me habría gustado que hubiera otro tipo de conflicto.
 
En resumen, es una novela corta que se lee muy rápido. Me ha gustado bastante y he disfrutado mucho de la edición ilustrada. Seguramente no pasará a formar parte de mis libros favoritos, pero sí me quedará grabado el mensaje que quiere transmitir.

domingo, 15 de julio de 2018

Sirenas - Joseph Knox

Una lluvia intermitente había salpicado las calles, y los charcos brillaban bajo farolas como puertas a otras dimensiones. Mis pies me había llevado a casa, al piso de alquiler que era solo una parte de mi tapadera.
Aidan Waits nos cuenta en primera persona esta historia, lo que hace que empaticemos mucho con él desde el principio. Sabes cuál es la misión que tiene, sabes que quiere hacer las cosas bien, y sabes, igual que él, que alguien le ha tendido una trampa.
Por un lado tiene que infiltrarse en un  peligroso grupo de mafiosos y narcotraficantes para, por un lado, desmantelar la trama, y por otro, averiguar qué pasó con una de las chicas que trabajó hace muchos años para el mafioso mayor: Zain Carver. Al mismo tiempo recibe órdenes de averiguar qué pasa con Isabelle Rossiter, hija de un político que se ha escapado de casa, y que parece que vive en la casa de Carver.
Aidan consigue infiltrarse y comienza a asistir a fiestas de desenfreno en casa de Carver donde el alcohol y las drogas campan a sus anchas. También la información, que es lo importante. Conoce a Isabelle y también a Catherine, por quien parece sentir algo, y poco a poco parece que van confiando más en él mientras que en la comisaría pasa más bien lo contrario. Una vez que está infiltrado las cosas parecen precipitarse y Waits no sabrá en quién confiar y en quién no, aunque eso no le impide seguir con su misión de averiguar qué pasó con la chica desaparecida y abrir nuevas investigaciones según se van sucediendo las cosas.
La historia está perfectamente contada y estructurada. En mi opinión no le falta ni le sobra nada. El autor nos va dando pequeñas píldoras de información en el momento justo que nos ayudan a elucubrar junto a Aidan, y que ayudan a mantener la tensión y el interés. En cuanto al final solo puedo decir que no quedan cabos sueltos, que para mí es muy importante no tener que esperar a leer otro libro para ver cómo acaba algo.
La verdad es que disfruté mucho de la lectura a pesar de no ser yo demasiado afín a la novela negra y de no gustarme el tema de las drogas. No sé en qué estará metido el autor en estos momentos, pero seguiré leyendo sus libros porque me ha gustado mucho su manera de contar esta historia. Es más, no me importaría si quisiera seguir con este personaje y otros casos. No me gustan las sagas pero podría hacer una excepción con él...

viernes, 6 de julio de 2018

Deje su mensaje después de la señal - Arantza Portabales

Hace muchos años me pillé mucho por un amigo. Durante un tiempo pareció que la cosa podía ir más allá, pero después de dos quedadas y un par de besos la cosa no fue a más. Os aseguro que fue uno de los palos más grandes que me he llevado en la vida, porque antes de poder decir que habíamos empezado algo ya había terminado. Durante meses le escribí correos electrónicos contándole cómo me sentía, pero nunca le di a enviar. Los dejaba en borradores, donde por cierto siguen a día de hoy, y solo yo los leía de vez en cuando.
 
En el libro que traigo hoy las cuatro protagonistas hacen lo mismo que hice yo, solo que en lugar de usar la palabra escrita y un ordenador, utilizan su voz y un contestador automático. Llaman, se desahogan un rato y cuelgan hasta el próximo día. Lo mismo que hacía yo.
 
Cada una de las cuatro tiene un motivo para marcar el número de teléfono de otra persona: Marina es la típica abogada estirada que habla con el contestador de su ex; Carmela llama a casa de su hijo para contarle que está enferma sabiendo que él está a miles de kilómetros y que no podrá escuchar sus mensajes a tiempo; Sara habla con su psicólogo a través del contestador; y Viviana es prostituta y le cuenta al padre cómo ha llegado a estar donde está. 
 
Sin duda es una novela diferente, y en mi opinión, bastante original. Tiene capítulos cortos, ya que cada uno de ellos es un mensaje y estos no pueden ser demasiado largos. Las historias siempre van en el mismo orden: Marina, Carmela, Sara y Viviana, y vemos como los personajes van evolucionando en cada llamada. Se hablan a ellas mismas y así van tomando conciencia de lo que les tiene mal, de lo que realmente no funciona en sus vidas. Tienen que cambiar. Y, lo que es mejor, quieren hacerlo.
 
El libro acaba y nos deja con un nudo en la garganta, pero también con una sonrisa en los labios. Para mí ha sido una buena lectura y quedará entre las mejores del año: por la historia, por el formato que usa la autora y porque me recuerda lo que hice hace tanto tiempo. Yo en su día pensé que era rara por hacer algo así. Después de leer esta novela pienso que sí, que tanto las protagonistas como yo somos un poco raras, pero he llegado a la conclusión de que no me importa.