¿No encuentras algo? Búscalo aquí

Cargando...

martes, 26 de mayo de 2015

La frase del martes - 121

 
No vivas para que tu presencia se note, si no para que tu ausencia se sienta.

-Bob Marley

miércoles, 20 de mayo de 2015

Todo lo que nunca te dije lo guardo aquí Sara Herranz

Vi hace poco una reseña de este libro y me llamó mucho la atención así que aprovechando un vale descuento del VIPS me lo llevé a casa sin dudarlo.
 
La protagonista, una chica que vive en Madrid, nos cuenta su historia de amor y desamor a través de imágenes y pequeños textos. Una chica que no busca relaciones serias hasta que un día le conoce a ÉL. Un día lleva a otro y luego a otro y a otro más y cuando se quieren dar cuenta son algo así como una pareja. Sin embargo algo falla y es que aunque para ella ÉL se ha convertido en algo especial, para ÉL, ella, no lo ha sido tanto.
 
Las ilustraciones son en blanco, negro y rojo y tengo que decir que es un acierto que sea así. Llaman mucho la atención los detalles rojos que, en muchas ocasiones son los labios y las uñas de ella. Te indican donde hay que mirar. Son imágenes bonitas y, en mi opinión, muy sensuales también. Desnudos a medias, labios rojos a rabiar, miradas seductoras y copas de vino tinto sobre una mesa, como si fueran actrices secundarias en una escena erótica.
 
El lenguaje de los textos es claro y directo sin llegar a ser soez o desagradable. Habla a las claras y sin rodeos.
 
La historia se lee en un suspiro pero merece la pena quedarse un rato en cada página admirando los detalles en las ilustraciones. Empapándonos de cada palabra y de cada gota de vino escanciada en las copas.
 
Sin duda lo recomiendo para pasar un rato entretenido pero también para disfrutar una y otra vez de las lustraciones que, realmente, me han encantado.
 
Imagen extraída de un reportaje de rtve
 
Imagen extraída de la página web de la autora. AQUÍ
 
 

martes, 19 de mayo de 2015

La frase del martes - 120


Es más fácil sonreír que explicar porqué estás triste.

- Marilyn Monroe.

domingo, 17 de mayo de 2015

La formación de una marquesa Frances Hodgson Burnett

Este libro llegó por casualidad a mis manos. En mi oficina recibimos muchos libros (trabajo en un grupo editorial) y de vez en cuando los dejan en un mueble que hay a la entrada del departamento para que los coja quien quiera y, mirad por donde, un día apareció éste que llamó mucho mi atención y me lo llevé sin pensármelo dos veces.

Emily Fox-Seton es una mujer de noble cuna que, sin embargo, por uno de esos reveses que da la vida, vive sola en una pensión y trabajando para poder dormir bajo techo y comer caliente todos los días. Conoce a mucha gente interesante que la tiene en buena estima, pero con quien tiene una relación especialmente buena es con las dos mujeres, madre e hija, que le alquilan la habitación. Emily trabaja para distintas personalidades haciendo recados y poco a poco va metiendo la cabeza en la alta sociedad. Un buen día recibe una invitación de Lady Maria Bayne, prima del marqués, para pasar con ella y con el resto de sus invitados una semana en Mallowe Court, su casa a las afueras de la ciudad. Lo que no sabe es que esa invitación le cambiará la vida. 

El libro está compuesto por dos partes: la primera "La formación de una marquesa" cuenta cómo llega la protagonista a convertirse en marquesa (no es spoiler porque es el título del libro, ¿eh?) Todo el mundo habla maravillas de ella y todos están encantados de poder pasar un rato a su lado. En esta parte asistimos a la presentación de los personajes donde se hace especial hincapié en la belleza y estilo de Emily Fox-Seton, así como en la poca inteligencia que posee y su inocencia. Me ha gustado, pero ha llegado a ponerme nerviosa que repitieran tanto las pocas luces que tenía la muchacha y he echado de menos algún "malo" ya que todo el mundo parece estar encantado con todo el mundo. 
-¡Santo Cielo! ¿Qué cree que le estoy pidiendo?  
-No... lo sé -respondió la señorita Fox-Seton-. No... lo sé.
La segunda parte "Los métodos de Lady Walderhurst" da un giro completo para presentarnos a los malos que tanto extrañaba en la primera parte. La novela se vuelve casi del género negro en esta parte lo cual, he de reconocer, me ha sorprendido mucho. No tenía ni idea de cómo acabaría el libro y eso me ha gustado. Podría haber pasado cualquier cosa, ya fuera buena o mala. 

La novela me ha gustado aunque como decía antes me ha dado rabia que tildaran de tonta y ñoña a la protagonista en varias ocasiones. También creo que podrían haber presentado antes a los malos. Por otro lado algo que no he entendido bien es que la protagonista tiende a hablar en cursiva de vez en cuando y no he conseguido entender cuándo y/o por qué lo hacía.
Me ha salvado de todo cuanto temía y no hay nada que pueda hacer. ¡Ay!
Es un libro que se lee rápido, entretenido y que sorprende.

¿Lo habéis leído? 





martes, 12 de mayo de 2015

La frase del martes - 119

 
La duda, esa vaga nubecilla que, a veces, habita los cerebros, también puede entenderse como un regalo. Y no es -lo que queda dicho- una aseveración, ya que, sobre ella, tengo también mis dudas.

-Camilo José Cela


Gracias de nuevo a Chus por darme la frase del martes ;-)

martes, 5 de mayo de 2015

La frase del martes - 118



El que está acostumbrado a viajar, sabe que siempre es necesario partir algún día.

-Paulo Coelho

martes, 28 de abril de 2015

La frase del martes - 117


De vez en cuando di la verdad para que te crean cuando mientes.

-Jules Renard

jueves, 23 de abril de 2015

Porque somos lo que leemos, yo hoy soy...


Ana, la de Tejas Verdes.

Y es que no puedo evitar sentir un inmenso cariño hacia este personaje y todos los que la rodean desde que la conocí en mi infancia. Todo lo que diga sobre ellos se quedará corto y, lo que es peor y lo que más miedo me da, es que aumentará las expectativas de los que estáis leyendo esto pudiendo provocar que la encontréis decepcionante cuando la conozcáis. Por eso os voy a pedir dos cosas:

- Una, que me perdonéis si sólo encuentro halagos para Ana.

- Y dos, que cuando os enfrentéis a ella, ya sea en el libro o en la serie, lo hagáis olvidando todo lo que yo he dicho para que podáis disfrutarla a vuestra manera. 

Ana Shirley es sinónimo de positividad, de alegría, de inocencia, de bondad, de inteligencia, de orgullo y de tantas otras bondades que no podría enumerarlas todas (ejemplo de la pasión desbordante que ya intuíais). Es una niña que lo tiene todo para ser infeliz. Tendría que haber sido infeliz y triste. No tiene padres y por este motivo vive en un orfanato donde ningún niño es especial para nadie. Para colmo ha tenido la `desgracia´ de haber nacido niña en una época en la que todo el mundo que adopta quiere chicos para que puedan trabajar en el campo. Sin embargo, y contra todo pronóstico, Ana es una niña feliz e increíblemente soñadora que sabe que tiene que haber algo bonito para ella en algún lugar. Y, efectivamente, así es. Un buen día una pareja de hermanos decide adoptarla dando comienzo a una nueva vida juntos. Ser parte de una familia, de algo tan bonito y enorme como lo que encuentra en Tejas Verdes, es mucho más de lo que tanto ella como los hermanos habían podido soñar alguna vez. 

He elegido a Ana como personaje porque creo que tiene mucho que enseñarnos con esa forma tan maravillosa de ver la vida. Una persona alegre y muy soñadora que cree que un mundo mejor es posible. ¿No creéis que nos hace mucha falta algo así en los días que estamos? Pensar que el mundo puede ser un lugar mejor y, en cierto modo, conseguirlo como lo consigue Ana en la historia (no es spoiler, ¿eh?) es esperanzador. 

Pero no sólo la he elegido por eso, también me gusta por su fortaleza y por luchar por lo que quiere, y es que creo que si tienes un sueño, si realmente deseas algo con mucha fuerza, tienes que luchar por conseguir que se haga realidad. No importa si eres hombre o mujer, ni si estás en igualdad de condiciones que el resto de personas de tu alrededor. Tienes que hacerlo de la mejor manera posible. Luchar por ello. Y de eso Ana sabe mucho, ya os lo digo. 

-----------------------------------------

Algunas personas del grupo Tarro-libros 2015 hemos querido hacer una recomendación en el día del libro de una manera especial. 

El lema de la iniciativa que ha organizado Carmen es: Porque somos lo que leemos... y la idea era que cada participante eligiera un libro, un personaje, algo literario en definitiva, y explicar por qué es importante para él / ella. 


¡¡Feliz día del libro!!

Porque somos lo que leemos, tú hoy eres... 


martes, 21 de abril de 2015

La frase del martes - 116


Incluso la gente que afirma que no podemos hacer nada para cambiar nuestro destino, mira antes de cruzar la calle.
 
-Stephen Hawking

lunes, 20 de abril de 2015

Un hijo Alejandro Palomas

Ya va para tres semanas que leí Un hijo y aún no sé por dónde meterle mano a la reseña. Un libro que se empezó a escribir hace veinte años, que me duró dos noches entre las manos y para el que no soy capaz de sentarme a escribir una opinión porque cada vez que lo intento no me sale nada. 

Está bien. Empecemos por algo: un niño pequeño... No, así no. Guille es un niño que... No, tampoco. Mary Poppins es en parte protagonista... Ay, no, no queda bien...

Supercalifragilisticoespialidoso. 

Eso es. Nada que la palabra mágica no pueda solucionar.

Conocemos a Guille en el cole. La profesora está preguntando a todos los niños qué quieren ser de mayor, -imagino que pensando que todos contestarán cosas como futbolista, médico o cantante,- pero cuando llega el turno de Guille él tiene claro que no quiere ser como los demás niños. No. Él quiere ser la mismísima Mary Poppins. La profesora, sorprendida por esta respuesta, decide fijarse más en Guille y finalmente propone al padre del niño unas sesiones de terapia con una psicóloga. Ésta, a través de dibujos, charlas y redacciones va indagando en la vida, no sólo de Guille sino de sus padres también. 

Guille vive con su padre mientras su madre está trabajando en el extranjero. Ya sabéis cómo están las cosas con los trabajos, y estando los dos en el paro no tiene más remedio que aceptar el trabajo lejos de su familia para seguir pagando las facturas. Por supuesto que Guille echa de menos la figura materna pero tiene donde refugiarse: en las historias de Mary Poppins que tanto gustan a su madre.

Según avanzamos en la lectura (a una velocidad de vértigo, he de añadir) vamos conociendo la relación padre e hijo y el amor que Guille tiene por la magia de la señorita Poppins. Es maravilloso conocer la historia contada desde el punto de vista de un niño. Sobre todo, porque de verdad parecen las palabras de un niño. Las expresiones, las frases, la inocencia y la lógica infantil que en muchas ocasiones es aplastante. 

Otras veces me leía trozos de Mary Poppins, pero no la de la película, que se llama Yuli Andrius porque también es inglesa como mamá, sino la de los libros, que es distinta pero es igual.

Tengo que decir que Guille me ganó con esta frase porque es muy de Íker (mi sobrino) que muchas veces te dice que algo "se parece y no se parece" a otra cosa y te explica qué le lleva a decir eso. Y lo cierto es que después de la explicación siempre tiene razón en que se parece y no se parece.

No quiero contar más de la historia por no destripar nada. Creo que con lo que he contado ya os podéis hacer una idea de la trama, pero sí diré, a modo de resumen, que Un hijo es un libro sencillo, bonito, emotivo, tierno y con un final que te pone un nudo en la garganta. Se disfruta página a página (éstas vuelan) Y es que el poder de Mary Poppins llega muchas más allá de Londres...

Sin duda lo recomiendo. Seguro que también os enamoraréis de Guille.

-------------------------------------------------------------------

Unos días después de terminar el libro tuve ocasión de conocer en persona a Alejandro Palomas en la presentación del libro en Madrid. Me encantó escucharle y conocer un poco más, tanto de él como de Guille, que de alguna manera, son la misma persona. Si tenéis oportunidad de ir a alguna presentación ahora que está de tourné por España no os lo penséis.

Ésta es la segunda novela que leo suya pero estoy segura de que iré leyendo todas. Me ha conquistado con su forma de escribir.