¿No encuentras algo? Búscalo aquí

martes, 20 de febrero de 2018

La frase del martes - 116


Un libro de cabecera no se escoge, se enamora uno de él.

-José Luis de Villalonga

martes, 13 de febrero de 2018

El albergue de las mujeres tristes - Marcerla Serrano

Pasé un año y medio viviendo en Santiago de Chile y en ese tiempo traté de conocer más cosas sobre la cultura del país y su forma de vida. Este libro fue de los últimos que compré antes de volver. Fue imposible no sentirme tentada cuando lo descubrí en una librería de Providencia y por eso, junto a otros libros de autores chilenos, se vino conmigo a España.
Llegué a Madrid sabiendo que una parte de mí siempre estaría allí: perdida entre volcanes; y lagos; y edificios. Cada parte de Chile que conocí me marcó a su manera: Santiago era mi casa, el lugar al que siempre volvía. El norte fue un lugar de comienzos y de ilusiones. Y el sur… ¡ay, el sur! No tengo palabras para describir lo que sentí  cada vez que viajé allí: es indescriptible. Y justo allí, a la isla de Chiloé, en el sur de Chile, es a donde Marcela Serrano nos lleva en esta novela.
Floreana es la protagonista de esta historia: una mujer que está pasando por un mal momento personal y que necesita una cura para el alma. Algo que la ayude a comenzar de nuevo. Desde el principio sabemos que hay varias cosas que la atormentan, pero no sabemos exactamente qué. Poco a poco, gracias a las conversaciones que tiene con el doctor, y a lo que nos cuenta su hermana, iremos conociendo todas sus penas.
El albergue está en Chiloé, y está compuesto por varias cabañas, cada una con cuatro dormitorios, dos baños, una salita y una cocina. En cada habitación entra un único huésped pero siempre hay posibilidad de estar con más gente si se necesita compañía. No olvidemos que se trata de mujeres tristes, por lo que es importante que se sientan arropadas unas por otras.
Otro elemento importante del albergue es Elena, la directora, ya que es un ejemplo a seguir por todas las mujeres. Tiene fuerza, seguridad en sí misma y parece estar de vuelta de todo. Floreana se hará buena amiga suya, y también de otras mujeres del albergue, sobre todo de las que comparten cabaña con ella. Hay muchas confidencias, muchas charlas interesantes sobre lo poca cosa que se sienten, o se han sentido, al lado de los hombres, y cómo todo eso les ha afectado; y es que, casi todas las mujeres que están allí, están por algo relacionado con un hombre.
Estamos en los años 90 del siglo pasado y las mujeres empiezan a conocer sus opciones, son ellas las que deciden sobre su cuerpo, sobre sus relaciones, sobre sus vidas en general y eso asusta a los hombres. Sobre esto se habla mucho en la novela. Personalmente hay ideas con las que comulgo más que con otras, pero es lo bueno que tiene la historia, que conocemos tanto el punto de vista femenino como el masculino.
El libro está compuesto por tres partes: en la primera conocemos a Floreana a su llegada a albergue y se nos presenta a las mujeres que van a convivir con ella; en la segunda parte una de las hermanas de Floreana nos detalla los motivos que la han llevado al albergue; y en la tercera parte Floreana intenta redescubrirse, resurgir de sus cenizas, que al fin y al cabo es la finalidad de la estancia en el albergue.
"El albergue de las mujeres tristes" me ha gustado mucho, pero también os digo que es un libro para leer poco a poco y saborear las palabras; nos invita a meditar sobre muchas cosas. En la segunda parte hubo algunas narraciones que se me hicieron un poco cuesta arriba, en parte porque no había diálogos, y en parte por la propia narración, que es demasiado ensortijada para mi gusto. Eso sí, la tercera y última parte la leí de un tirón durante una noche de insomnio.
En definitiva, es una lectura para tomarla con calma, pero muy interesante. El título me encantó cuando lo vi por primera vez y dentro de sus páginas he encontrado, más o menos, lo que iba buscando cuando lo compré. En cuanto a Chiloé, siento decir que no llegué a conocerlo, pero sí que pude ver otros lugares similares por el sur de Chile y entiendo que las mujeres del albergue hayan encontrado allí su paz de espíritu.
"-Es que las mujeres, Floreana -dice Elena mientras caminan hacia el pueblo-, ya no quieren ser madres de sus hombres... y tampoco quieren ser sus hijas.
-¿Y qué quieren ser?
-Pares. Aspiran a construir relaciones de igualdad que sean compatibles con el afecto.
-No me parece una aspiración descabellada...
-Tampoco a mí. Pero existe una mitad de la humanidad que lo pone en duda....

-¡Y una mitad más bien poderosa!
-Es raro esto que nos pasa... Hemos crecido, hemos logrado salir hacia el mundo, pero estamos más solas que nunca.
-¿Por qué?
-Porque se nos ha alejado el amor.
¿Lo sientes así, tan rotundo?
-No es que lo sienta; lo sé. Lo veo todos los días. Creo que la desconfianza y la incomprensión entre hombres y mujeres va agigantándose. Los viejos códigos del amor ya no sirven, y los hombres no han dado, o nosotras mismas no hemos dado, con los nuevos..."


Os dejo la reseña de otra novela de la misma autora:


http://narayani-eraseunavez.blogspot.com.es/2013/07/nosotras-que-nos-queremos-tanto-marcela.html

sábado, 10 de febrero de 2018

Cuatro cuentos - Liniers

Abrí este libro muy ilusionada porque mis experiencias con el autor siempre habían sido buenas y esperaba que esta vez fuera igual; sin embargo cuando lo cerré lo hice un poco confusa porque no podía decidir si los cuentos me habían gustado o no, no parecían tener mucho sentido al final..., vamos, que si hay una moraleja en los cuentos yo no las he encontrado y eso me ha dejado un poco fría. 

Las cuatro historias están contadas con imagen y texto, de hecho es una única ilustración la que encontramos en cada página, lo que, por otro lado, hace que la lectura sea muy rápida. La calidad de los dibujos es buena, mejor que otro de los libros que tengo de Liniers, pero los cuentos me han gustado menos que otras veces. Es una lectura amena, siempre es entretenido leer a este autor, pero personalmente pienso que no es la mejor.

Los cuentos son los siguientes:

Abajópolis: un hombre quiere irse de vacaciones a un lugar diferente por una vez.

Los peligros de caerse para arriba: un hombre se cae un día y en lugar de hacerlo en el suelo comienza a flotar y a subir hacia el cielo.

El inquilino: sin duda el que más me ha gustado de todos. Una familia se muda a una casa en la que hay una "cosa" con la que tienen que convivir. Me ha parecido muy entrañable.

El viaje: este último cuento no estoy segura de haberlo entendido muy bien. Sea como fuere no me ha gustado mucho. Me parece triste.

Y poco más puedo decir del libro más allá de mi opinión personal. Son cuatro cuentos tan cortos que si contara más, lo contaría todo. Como decía antes, Liniers siempre es entretenido, así que os invito a que echéis un vistazo al libro.

No quiero terminar sin recomendaros sus viñetas de Enriqueta, los pingüinos, los duendes o el gato Fellini entre otras. Podéis encontrar más información sobre ellas en su página web (no os arrepentiréis de cotillear su página)

Y por último os dejo la reseña que hice de su "Conejo de viaje", un libro muy especial para mí por muchos motivos.

http://narayani-eraseunavez.blogspot.com.es/2013/07/conejo-de-viaje-liniers.html
 

martes, 6 de febrero de 2018

La frase del martes - 115


No hay nada tan inútil como hacer con gran eficiencia algo que no debería haberse hecho en absoluto.

- Peter Drucker

miércoles, 31 de enero de 2018

amor en minúscula - Fransesc Miralles


Este libro, como otros muchos que tengo, ha llegado a mis manos gracias a mi trabajo. Tengo la suerte de trabajar en un grupo editorial donde llegan muchos libros y, en algunas ocasiones, puedo hacerme con algún ejemplar. El caso es que cuando vi este libro, pensé que podría ser perfecto para leer en un momento que me apeteciera una lectura un poco más ligera, de esas que se leen rápido y con una sonrisa en los labios; y es justo lo que he encontrado.

Podríamos resumir a Samuel, el protagonista de la historia, como un pan sin sal: no sale con amigos, no sale con chicas y casi no se relaciona con su familia. El tiempo que tiene libre lo usa para corregir exámenes y para leer. El uno de enero, cuando Samuel pensaba que moriría solo y que nadie se daría cuenta de que ya no estaba, un gato aparece en su vida y la pone patas arriba. Y ahí comienza una espiral que no tiene fin: gracias al gato conoce al vecino, gracias al vecino tiene que ir al centro, gracias a que va al centro se cruza con una chica de su infancia, gracias a que quiere volver a "cruzarse" con la chica hace un amigo nuevo... Veis por donde voy, ¿no? Un simple cambio en su vida genera todo un terremoto a su alrededor.

Uno de los personajes que más me han gustado, además del gato, es el vecino, al que conoce gracias al gato. Es un señor mayor, que se dedica a escribir libros, y que dice que tiene los días contados. Las conversaciones con él son interesantes, pero también entretenidas y con toques de humor:

- Por cierto, es solo curiosidad: ¿cómo se llama el gato en realidad?
- ¡Y yo qué sé! Pregúntaselo a él. Ya le he dicho que no es mío. Pero se lo cuidaré mientras se va a la tienda.

Cada personaje tiene una personalidad marcada, pero tampoco están demasiado desarrollados. El mejor definido es Samuel, al que llegamos a conocer muy bien; al resto, lo justo para que desempeñen su papel en la historia. Tampoco hace falta más.

La primera edición del libro se publicó en 2006 (reconozco que hasta ahora no lo conocía) y casualidades de la vida (o no) este año sale una segunda parte. Realmente no haría falta, porque el libro tiene principio y fin, pero ya que se pone el autor, no me importaría saber, con un poco más de detalle, qué pasa con un par de personajes (no diré cuáles para no contar demasiado)

En definitiva, ha sido una lectura que he disfrutado mucho. Se lee fácilmente y deja buen sabor de boca. Seguro que leeré la continuación...

Y vosotros, ¿lo conocíais? ¿Os gustó?

martes, 30 de enero de 2018

La frase del martes - 114




Allí donde habla el corazón es de mala educación que la razón lo contradiga.

-Milan Kundera (La insoportable levedad del ser)

domingo, 28 de enero de 2018

Estas cosas jamás suceden - Mika Waltari

Estamos en 1939 y un hombre, no sabemos quién, tiene que salir urgentemente de viaje. Un asunto importante le reclama en otro lugar. Su mujer, a la que parece que no quiere desde hace mucho tiempo, se queda en casa, no sabemos dónde, mientras él lleva a cabo su encargo fuera de su país, no sabemos cuál.

La Guerra en Europa está a punto de comenzar y él tiene que coger varios aviones para llegar a su destino. Una tormenta muy violenta, con la ayuda de fuego enemigo, provoca que el avión caiga en mitad de la nada. A partir de ese momento, el hombre junto a otra pasajera del vuelo,  tendrán que buscarse la vida. Para ello irán confiando tanto en las distintas personas que se encuentran por el camino, como en su propia intuición.
Es una novela bastante corta, y me temo que también será corta la reseña, ya que hay poco más que pueda contar sobre el argumento sin destripar absolutamente todo.  
La novela me ha gustado bastante, aunque el final me ha parecido un poco precipitado. Pasamos todo el libro sin conocer la identidad de los personajes, ni dónde se encuentran, aunque tampoco es necesario conocer nada de eso para el desarrollo de la historia.  Es más, creo que es un atractivo de la novela el no dar información de más. En realidad da igual si el hombre se llama Pepe, Timothy o Heinrich, no va a cambiar la historia ni sus sentimientos. Sí me parece un poco más importante la ubicación, que no se menciona y a mí me habría gustado saberla, pero el autor juega a eso, a no dar importancia a lo que no lo tiene. Quiere transmitir un mensaje y eso lo consigue. Por otro lado, antes decía que el final es un poco precipitado, pero eso no significa que sea un mal final o que no se entienda, porque no es así en absoluto; el final está clarísimo, pero  personalmente me habría gustado tener algo más de información.
En resumen, “Estas cosas jamás suceden” es un libro que habla de segundas oportunidades, que está bien escrito y que se lee en un par de sentadas.
–Un momento –dijo el coronel. Recogió de la mano del suboficial una flor azul y se la tendió a la mujer–-. Si me permite, señora. La flor de mi país. Cada una de ellas ha surgido de la sangre del corazón derramada por mis compatriotas caídos en la guerra.

viernes, 26 de enero de 2018

Lo que encontré bajo el sofá - Eloy Moreno

Hace mucho tiempo que leí El bolígrafo de gel verde, de Eloy Moreno y, aunque después he leído algunos de sus cuentos, no me había vuelto a animar con sus novelas hasta ahora.

Entré en Lo que encontré bajo el sofá de cabeza, sin poder parar, y de la misma manera llegué al final. En muchas ocasiones con el corazón en un puño y en otras, simplemente, con curiosidad por saber cómo continuaría.

Tenemos muchos protagonistas en este libro, algunos con nombre y apellidos, y otros completamente anónimos; gente de a pie, como nosotros mismos, con sus problemas, sus alegrías y sus preocupaciones.

De los personajes con nombre y apellidos quiero destacar tres: Alicia, Marta y Toledo. Alicia, que es quien nos narra en primera persona su propia historia, lleva muchos años con su pareja, tienen una hija en común y se han tenido que separar durante unas semanas por motivos de trabajo. Tal vez debido a la distancia, al aburrimiento o al hastío de una rutina que no le hace feliz, toma una decisión que, para bien o para mal, marcará su presente y su futuro. Marta, por su lado, es sólo una adolescente, pero conoce el significado de la palabra maldad en toda su extensión. Sus compañeras de clase le hacen bullying y, lo que es peor, sus amigas le dan la espalda. He sufrido mucho con esta historia. Por último tenemos a Toledo, una ciudad mágica, que nos envuelve con sus leyendas y que nos invita a descubrir todos sus rincones.

[...] nos perdimos por unas calles por las que no podíamos pasar uno al lado del otro, como si los edificios quisieran, bajo el frío invierno, acercarse unos a otros para darse calor.

No quiero contar mucho más del argumento para no destripar ninguna de las historias principales, pero sí quiero hacer hincapié en todos los temas que se tocan en la novela, y es que es un grito reivindicativo por la sociedad que tenemos en la actualidad: corrupción, fraude, engaños, maltrato, desahucios, gente en el límite de la pobreza, chantajes... Y no sólo a nivel político, sino también a nivel particular. Es fácil ver, si miramos entre quienes nos rodean, que todo empieza a pequeña escala: un taller que no te cobra el IVA y a ti te parece bien, un amigo que trabaja en un negocio y te consigue un puesto a pesar de que no tienes conocimientos sobre lo que allí se hace, o un sueldo que cobraste en negro porque sólo fue algo para un par de días... Después, cuanto más poder, más queremos, y la bola se hace tan grande que ya no la podemos parar.

No es un libro optimista, a mí no me lo parece al menos, pero sí que es un libro que da que pensar y que no deja indiferente.

Por último mencionar que es un placer leer sobre Toledo en el libro. He estado en varias ocasiones en esta ciudad y he hecho muchas rutas, y leer ciertos pasajes es como escuchar a los guías locales contar historias.

Yo escuchaba como una niña que, abrazada a un peluche, desea que nunca le llegue el sueño. Hay cosas -como que te cuenten historias- que no deberían desaparecer con la edad.

En definitiva, es un libro que recomiendo mucho. Me ha gustado reencontrarme con las letras de Eloy y ya he encargado su último libro (INVISIBLE) en preventa. Tengo ganas de ponerme con él, aunque aún falten unos días para que me llegue...

Os dejo las reseñas a otros libros de Eloy:

http://narayani-eraseunavez.blogspot.com.es/2011/05/el-boligrafo-de-gel-verde-eloy-moreno.htmlhttp://narayani-eraseunavez.blogspot.com.es/2015/01/cuentos-para-entender-el-mundo-eloy.html


martes, 23 de enero de 2018

La frase del martes - 113


Una injusticia hecha al individuo es una amenaza hecha a toda la sociedad.

- Montesquieu

miércoles, 17 de enero de 2018

Un bautizo singular - Carlos J. Server


Cuando alguien me dice, o deja por escrito, que una novela es muy divertida, yo suelo echarme a temblar porque mi sentido del humor no es fácil de satisfacer. Esta novela, a pesar de que aseguraba mucha diversión, me llamó la atención lo suficiente como para comprarla. Hace unas semanas la leí y aunque, efectivamente, no consiguió sacarme ninguna carcajada, sí que cumplió el objetivo de entretenerme. No le pedía más.

Argimiro, o Argimirito dependiendo quien le nombre, es un niño de unos pocos meses de edad, que genera un revuelo importante el fin de semana de su bautizo. Por supuesto a él la historia ni le va ni le viene, pero a su familia estos dos días les darán para mucho.

El desencadenante de la historia es que el niño no puede ser más rubio de lo que es y toda la familia es... ¡morena! Sólo hay una persona rubia en todo el cortejo que acompaña a Argimirito, y es el padrino del niño, y mejor amigo de la madre. Habrá quien quiera descartar candidatos a padre de la criatura y quien quiera confirmar sospechas, pero el caso es que el lío está asegurado. Las situaciones rocambolescas se suceden una detrás de otra, y el hecho de que los invitados al bautizo sean todos bastante peculiares ayuda mucho a enredar todavía más las cosas antes de llegar a un final que está bien, pero que es bastante predecible.

La novela, como decía al principio, es entretenida y se lee fácilmente, si bien es cierto que, en mi opinión, podría haberse acortado en algunas partes y no habría pasado nada.

La recomiendo para leer en un par de sentadas; posiblemente lo hagáis con una sonrisa en los labios gran parte del tiempo, aunque eso ya depende de vuestro humor...