¿No encuentras algo? Búscalo aquí

Cargando...

martes, 28 de junio de 2016

La frase del martes - 160



Piensa por ti mismo y deja a otros que también disfruten de ese privilegio.


-Voltaire

miércoles, 22 de junio de 2016

Sinfonía en París I Carmen Torrico

Hace unos meses conocí a Carmen Torrico por medio de un amigo común. Me dijo que había escrito varias novelas y me propuso leer alguna para después reseñarla. Me pareció buena idea pero después de ver las novelas en detalle me dio un poco de miedo porque eran de género romántico, que no acostumbro a leer. Sí es cierto que de vez en cuando cojo una novela romántica pero esto ocurre muy de vez en cuando, normalmente para desconectar de novelas densas. En esta ocasión me ha pasado lo que me suele pasar: me ha entretenido y me ha dejado con la intriga de qué pasará en el siguiente libro, pero me ha resultado demasiado romántica para mi gusto.
 
Jean Pierre es un afamado director de orquesta que vive por y para la música. Su mujer lo es sólo de cara a la galería ya que tienen un acuerdo en el que cada uno hace su vida de manera independiente. Se les ve juntos en actos sociales únicamente y no se llevan nada bien. Después de dieciséis años de matrimonio tiene una aventura con una de los músicos de su orquesta pero, aunque se arrepiente en el primer momento, ya no puede dejarlo. ¿El problema? Que ella está como un cencerro y él tiene miedo de que ella hable de la infidelidad. Como si no tuviera suficiente con lidiar con estas dos mujeres, Jean Pierre conoce a Marie, una pianista de la que no puede evitar enamorarse al instante. Y aquí es cuando todo se lía.
 
La vida de Jean Pierre por fin tiene sentido pero su carrera depende en gran medida de su matrimonio, y de su suegro, así que no es tan fácil romper la relación que tiene con su mujer y empezar una nueva vida junto a Marie.
 
La historia me ha gustado pero, como decía más arriba, es muy romántica para mi gusto. Estoy segura de que a los amantes de este género les va a gustar porque tiene un poco de todo: amor, traición, celos… En definitiva, todo lo necesario para generar tensión.
 
Creo que el motivo por el que encuentro la historia edulcorada y, por ende, demasiado romántica, es  el uso excesivo de adjetivos. A mi parecer le hace perder ritmo a la historia.
 
Lo que más me ha gustado ha sido la historia en sí. Es entretenida y te deja siempre con ganas de saber qué va a pasar y qué decisión tomará Jean Pierre al final; de hecho yo leeré la segunda parte en algún momento porque tengo curiosidad por conocer el desenlace.
 
En resumen, es una historia que recomiendo sobre todo a los amantes de la novela romántica. Además es una lectura ágil que se lee en poco tiempo.


martes, 21 de junio de 2016

La frase del martes - 159



La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa.


-Albert Einstein

miércoles, 15 de junio de 2016

Salvaje Cheryl Strayed

Recuerdo que cuando salió la película Alma Salvaje me entusiasmé con la idea de ir a verla. Sin embargo pasó el tiempo y me olvidé por completo de ella hasta que hace unos meses Tizire, de la web El otro lado de la almohada, nos contó que había leído el libro. ¡¿Cómo?! ¿¡Está basada en un libro?! Tenía que hacerme con él.

Cuando fui a comprarlo me llamó mucho la atención que el libro estuviera en la sección de autoayuda; no me lo esperaba pero, aunque no soy muy fan de este tipo de libros, ya iba convencida de llevármelo y es lo que hice.

Cheryl pierde a su madre por culpa del cáncer cuando sólo tiene 22 años. Pero con su muerte no sólo pierde una madre, sino que pierde a una amiga y, lo que es peor, se pierde a sí misma. Engaña a su marido sin razón, comienza a tontear con drogas y se deja acompañar por gente de dudosa influencia. No encuentra consuelo en nada y, a pesar del constante apoyo de su marido/ex marido y de un par de amigas, se siente sola. Un día ve por casualidad una guía de viajes que habla del SMP (Sendero del Macizo del Pacífico) y decide que ese viaje es lo que necesita para poder pasar página en su vida.

Desde ese momento pasa seis meses organizando el viaje hasta que consigue comprar el equipo completo: desde la tienda de campaña hasta las botas pasando por la mochila, el infernillo, comida suficiente para varios meses, una bomba de agua, el saco, ropa de frío y todo lo que se os ocurra que puede utilizar una persona sola en la montaña. Por supuesto sería imposible que pudiera cargar con todo ello así que tiene que calcular cuándo enviar cajas con comida, dinero, un libro, camisetas y calcetines para poder ir reponiendo lo que va gastando. De esto se encargará su amiga Lisa. Así, cada x número de kilómetros Cheryl hará paradas en pequeños pueblos con oficinas de correos para recoger sus cajas y poder darse algún capricho culinario de vez en cuando.

Eufórica, nerviosa, encorvada en una postura mínimamente erguida, me abroché y ceñí la mochila y, tambaleante, di los primeros pasos por el sendero...

Antes de comenzar su viaje le entran dudas y piensa en volver atrás, a su vida de perdición. En definitiva, coger el camino fácil. Sin embargo, a pesar del miedo que siente por todo lo que se avecina, decide ponerse la mochila en los hombros y dar el primer paso y después el segundo y coger la dirección del camino difícil. El que apenas tiene señales de lo que encontrará.

Pasa días y noches sola, a veces por decisión propia y otras porque no encuentra a nadie, y cada vez se siente más cómoda con la soledad. Encuentra su refugio y su seguridad en su pequeña tienda de campaña, como si ésta fuera de ladrillo en vez de una lona clavada al suelo.

Durante los tres meses que dura su viaje nos va contando cómo ha llegado a la situación que le hace plantearse su vida: su madre, su exmarido, sus hermanos, su padrastro, sus amigos, sus amantes. Todos son suficientemente importantes para que dedique su tiempo a pensar en ellos. Y también en ella, claro. Pensará mucho en quién es y en quién quiere ser. Cómo quiere que sea su vida cuando acabe el SMP.

En Facebook dije varias veces que el libro me estaba gustando mucho e incluso escribí una entrada en mi blog personal sobre mi experiencia de cinco días en una ruta que hice sola hace un par de años. En realidad no tiene nada que ver con lo que hizo Cheryl pero, a otra escala, me recordó mi viaje.

Salvaje es una lectura que deja huella y que da que pensar. Está contada con sencillez y por eso mismo la historia engancha; siempre queremos saber un poco más de la vida de Cheryl. Yo me quedé varias noches despierta de madrugada por su culpa, pero mereció la pena. He disfrutado mucho de este libro, lo llevaba conmigo a todos lados y lo abría hasta para bajar en el ascensor. Pero lo mejor para mí no ha sido la lectura en sí, que también, sino el poso que te deja. Esa sensación de que todo es posible. De que querer es poder. De que sólo necesitamos querer.

No he tenido aún oportunidad de ver la película pero seguro que me haré con ella en breve. Tengo ganas de verla.

martes, 14 de junio de 2016

La frase del martes - 158



Ver a alguien leyendo un libro que te gusta es ver a un libro recomendándote una persona.


-Anónimo
(Si alguien sabe quién es el autor, por favor que me lo diga)

martes, 7 de junio de 2016

La frase del martes - 157


Buscamos la felicidad, pero sin saber dónde; como los borrachos buscan su casa, sabiendo que tienen una.

- Voltaire

domingo, 5 de junio de 2016

La mujer de Isla Negra María Fasce

No os voy a engañar: Pablo Neruda no me cae bien. Tuve ocasión de conocer un poco de su vida cuando viví en Chile y me resultó un ser pedante y prepotente. Visité sus tres casas: una en Santiago, otra en Valparaíso y otra en Isla Negra y ahí me explicaron quién era, qué hizo y cómo vivió. De las tres casas la de Isla Negra es testigo mudo de la historia que traigo hoy.

Elisa se muda a la casa de Pablo Neruda siendo adolescente porque su madre va a trabajar allí; ella le ayudará en algunas tareas cuando no tenga que ir al colegio. Poco a poco irá cogiendo confianza tanto con él como con Delia, su esposa, a quien coge muchísimo cariño y con la que termina teniendo una muy buena relación. 

Sin embargo la vida no es fácil para Elisa. Son muchos cambios en una época tan compleja como es la adolescencia. Comienza a fijarse en los chicos al tiempo que va aprendiendo cosas de la vida, sobre todo gracias a Delia. Y se aleja de su madre. Y eso duele leerlo. Esa parte me ha gustado mucho. Ver cómo se aleja, sabiendo ella que se está alejando y no poner remedio aunque sabe que en algún momento se arrepentirá de ello.

También durante ese tiempo descubre su cuerpo. Tiene curiosidad y eso le lleva a investigar. Le gusta lo que siente y disfruta haciéndolo.

Y está Pablo, que tiene una mujer pero tontea con otra, y eso Elisa no lo entiende. No quiere saber y no quiere tener nada que ver con Matilde, su amante.

Después de sufrir un duro golpe se marcha a vivir a París y allí vive su vida de una manera diferente a como la estaba viviendo en Isla Negra. No mejor o peor. Sólo diferente.

El libro me ha gustado mucho. Se lee en dos ratos porque es muy cortito y muy adictivo. Los capítulos son muy cortos también y ayudan a agilizar la historia. La parte que ella está en Chile es más larga. Nos cuenta todo con más detalle. Sin embargo la parte de París me ha dado la sensación de que está contada con más prisa. Yendo al grano y sin andarse mucho por las ramas. Sus páginas desprenden sensualidad, sinceridad, curiosidad al tiempo que nos cuentan la historia de la casa de Isla Negra.

Entiendo que la mujer de Isla Negra es ella misma, Elisa, pero creo que también podría tratarse de Matilde o de Delia. En cualquier caso el libro se disfruta igual sea una u otra.

Este libro llegó a mis manos casi por casualidad y a punto estuve de dejarlo pasar, pero como hablaba de Chile no pude dejarlo pasar. Me alegro de haberle dado una oportunidad.

El hombre alzó la cabeza como si se acordara de algo.
-Elisa- dijo.
Mamá asintió. Entonces él vino hasta donde yo esperaba.
-Hola, Elisa. Soy Pablo -me dio un beso y su barba me raspó la cara. Señaló del otro lado de la casa-. Por allí hay algo que te puede gustar.

Para terminar la entrada de hoy os dejo unas fotos que hice en la casa de Isla Negra de Pablo Neruda. No está permitido hacer fotos en el interior pero sí en el exterior.


Tumba de Pablo Neruda y Matilde Urrutia

La casa vista desde la playa


martes, 31 de mayo de 2016

La frase del martes - 156



No hay nada más triste que la tristeza de un hombre alegre.

-Armando Palacio Valdés

lunes, 30 de mayo de 2016

Rebeca Daphne Du Maurier

La primera vez que leí Rebeca fue en el colegio, una versión reducida en inglés. Han pasado muchos años y como el recuerdo general que tenía de la lectura era positivo me animé a leerlo de nuevo.

Después de tantos años sólo recordaba tres cosas: una muerte (la de Rebeca), la maldad del ama de llaves y la escena del baile de disfraces.
 
Maximilian de Winter conoce en Montecarlo a la que será su segunda esposa: la dama de compañía de una mujer que está también de vacaciones. La diferencia entre clases sociales es muy notable desde el primer momento pero eso no es impedimento para que se terminen casando poco tiempo después de conocerse. Él es muy rico y acaba de quedarse viudo. Su mayor posesión es Manderley, una mansión rodeada de bosques y con salida al mar que parece cobrar vida en algunos momentos y que se convierte en otro de los personajes de la novela. Ella es de origen humilde, huérfana, y cree que nunca le pasará nada bueno hasta que le conoce a él y se convierte en la nueva señora de Winter.  
 
Una vez que llegan a Manderley, ella, de la que no llegamos a conocer el nombre, se da cuenta de que no va a ser todo tan bonito como lo había imaginado. Se siente fuera de lugar, no sabe cómo tratar al servicio, no se fía del ama de llaves (aquí tengo que decir que con razón porque es un personaje oscuro que pone los pelos de punta cada vez que aparece), y, lo que es peor, sabe que es la sombra de lo que Rebeca, la primera señora de Winter, fue en su día.
 
Ya avanzada la novela hay un giro sorprendente que hace cambiar a los señores de Winter uniéndoles en un momento que parecía que el matrimonio pasaba por un mal momento. Y haciendo cambiar, sobre todo, a la señora de Winter.
 
Es ella quien nos cuenta la historia en primera persona y creo que, en parte por ello, nos damos cuenta del cambio tan radical que da. Primero es sumisa, tímida, conformista. Siempre queriendo agradar y no molestar. Sin embargo en el momento del giro que comentaba hace un momento se convierte en todo lo contrario. Toma las riendas de su casa y no deja que nadie se le suba a la espalda. Es casi como si viéramos a una niña en los primeros capítulos y a una mujer adulta en los últimos.
 
El libro me ha gustado más de lo que recordaba y ya os digo que tenía un buen recuerdo de él. Tal vez sea la parte del final la que menos me ha gustado, en el momento que ella cambia de ese modo tan radical. No sé si yo habría reaccionado así en su situación, creo que no, pero en cualquier caso veo que el cambio en su personalidad es muy fuerte en cuestión de poco tiempo y lo he visto poco creíble.

Los primeros capítulos me han gustado mucho. Cómo se conocen y cómo ella llega a Manderley. Por otro lado la ambientación está muy conseguida atrapándote por completo en la sensación de semi libertad que experimenta la protagonista dentro de su casa. La misma casa que parece tener vida propia. Casi podemos escucharla respirar. Du Maurier consigue que no salgamos de allí mientras leemos sobre la mansión.

Vi cómo se ensanchaba el camino hasta convertirse en la avenida que yo esperaba, bordeada aún por aquel muro sangriento. Doblamos el último recodo y apareció Manderley.

Y Rebeca. No nos podemos olvidar de Rebeca. Tan viva a pesar de estar muerta. Tan presente siempre. Nadie olvida que fue la primera señora de Manderley.

En los ‘peros’ tengo que decir que algunas descripciones me han parecido demasiado densas, por ejemplo en la primera página del libro donde detalla todas las plantas que tienen en el jardín. En cualquier caso la lectura merece la pena a pesar de estas descripciones que nos encontramos de vez en cuando.
 
Por último comentar que también hay una adaptación cinematográfica de Alfred Hitchcock, que no he visto, pero que todo el mundo tacha de muy buena. No descarto verla…


martes, 24 de mayo de 2016

La frase del martes - 155



Inteligencia es lo que usas cuando no sabes qué hacer.


-Jean Piaget