¿No encuentras algo? Búscalo aquí

lunes, 25 de marzo de 2019

Comienzo la semana con...

... El perfume, de Patrick Süskind. Pensaba que esta semana ya lo habría terminado, pero no he conseguido avanzar demasiado. Tengo curiosidad por saber cómo acaba esta historia. El protagonista es muy peculiar, un psicoanalista tendría mucho trabajo con él.


También quiero empezar "Cásate conmigo", una novela que parece que se lee fácilmente y que tiene detrás una historia entretenida y sencilla, que es justo lo que necesito estos días. A ver si paso este bache lector con una lectura más ligera...


Y vosotros, ¿con qué libro empezáis la semana?

jueves, 21 de marzo de 2019

Nuestra casa en el árbol - Lea Vélez

A veces me pasa que, cuando termino un libro que me ha gustado, le doy demasiadas vueltas a cómo hacer la reseña porque no sé qué enfoque darle. Por suerte no me pasa muy a menudo, pero cuando ocurre es muy probable que al final la reseña se quede sin hacer. Y esto, precisamente, es lo que me pasó con "Nuestra casa en el árbol" de Lea Vélez. Leí el libro el verano pasado durante unas vacaciones en San Sebastián, pero la reseña nunca llegó. Hoy voy a intentar ponerle remedio, aunque por algún motivo lo sigo viendo difícil.

Ana es una mujer viuda con tres hijos pequeños que decide romper con su vida en Madrid. Su marido le deja en herencia una casa en el sur de Inglaterra y allí es a donde va a parar la familia: a una casita en la orilla del río Humble, rodeada de campo para que los niños disfruten del aire libre y que yo me imagino idílica.

La manera que tiene Ana de ver la vida y la educación de sus hijos es el motivo principal para la mudanza de un país a otro, pero también para hacer la casa en el árbol.

«Niños, quiero que hagáis dos cosas importante en la vida: la primera es que toméis nota de todo. La segunda, que elevéis la mirada, construyendo una casa en un árbol»

Quiere que sus hijos tengan un lugar al que ir para ver el mundo desde otra perspectiva, lo cual me parece una  idea preciosa. Por otro lado, la construcción de la casa servirá a Ana de reto y de evasión de la realidad, y por eso le llevará tanto construirla. Los hijos están deseando subir y disfrutar de la casa, pero ella no les dará esa satisfacción de inmediato y, mientras tanto, los tres niños viven, juegan, aprenden, conocen y sueñan con los pies en la tierra.

La historia está contada en dos tiempos: en la actualidad y en el pasado. En la parte actual nos encontramos con tres hermanos ya adultos volviendo a la casa en la que se criaron, con sus historias y con sus recuerdos. La parte del pasado nos traslada a la infancia de los niños y al momento al que llegan a Inglaterra para empezar de cero.

La novela me gustó mucho. Disfruté de la lectura, de los personajes y de las historias tan curiosas que se cuentan, muchas de ellas posiblemente verídicas. Por otro lado, tengo que confesar que me pasó algo curioso, y es que, Lea, la autora, comparte en Facebook conversaciones con sus hijos tan similares a las que tienen lugar en el libro que muchas veces confundía "ficción" con realidad. Cuando entraba en Facebook tenía la sensación de estar leyendo información adicional al libro y al revés. Por cierto, os recomiendo, si no lo hacéis ya, que sigáis a Lea en Facebook. No os aburriréis ni con ella y con sus hijos.

En resumen, Nuestra casa en el árbol, es una historia que merece la pena conocer, tanto por la historia que cuenta como por cómo la cuenta, críticas a la sociedad y a la educación incluidas. Por otro lado nos habla de amor y de lo que es capaz de hacer un progenitor por sus hijos, para que sean felices y sufran lo menos posible. También habla de soledad y de amistad. De rabia y de bienestar. En definitiva, una historia a la que no le falta de nada.

lunes, 18 de marzo de 2019

Comienzo la semana con...

...El perfume, de Patrick Süskind.

La semana pasada no tuve demasiado tiempo libre para la lectura y no avancé demasiado a pesar de que el fin de semana le pude dar un pequeño empujón. Por ahora lo estoy disfrutando, aunque hay partes que tienen muchas descripciones y me cuestan un poco más. Me hacen perder el hilo de la historia. No sé si esto os pasa también a vosotros... Estoy casi segura de que terminaré este libro esta semana, pero aún no sé con qué otro libro seguiré cuando lo acabe.


Y vosotros, ¿con qué libro empezáis la semana? 

lunes, 11 de marzo de 2019

El tesoro del rey Salomón - A. Victoria Vázquez

Lo confieso, he "robado" este libro de la estantería de mis sobrinos. Iker tiene 7 años y poco a poco se está animando con libros más grandes, así que en breve espero poder leerlo con él.

El libro que traigo hoy es el primero de la colección La máquina del tiempo (Susaeta) y es en el que nos presentan a sus tres protagonistas: Alex, Qiang y William Dickson. Pero no solo eso, también seremos testigos de la primera aventura de estos pequeños viajeros del tiempo.

Alex es una niña muy aventurera y Qi disfruta mucho estando entre libros. Podría decirse que no tienen nada que ver el uno con el otro... y tal vez por eso su amistad funciona tan bien; porque se complementan.

Un día durante una excursión a las cuevas de Hércules, en Toledo, se toman muy en serio la leyenda que les cuenta el guía y se ponen a investigar por su cuenta. Como consecuencia de estas investigaciones terminan... ¡En el antiguo templo de Salomón de Jerusalem! No tienen ni idea de cómo han llegado hasta allí y, lo que es peor, no tienen ni idea de cómo volver a Toledo al tiempo presente. Por suerte para ellos aparece William Dickson, que les explica que pertenece a la TMERSNTT (la Excelentísima Real Sociedad de los Insignes Viajeros del Tiempo por sus siglas en inglés) y cuál será su misión antes de poder volver a casa.

Como os podéis imaginar Qi y Alex pasan por un montón de aventuras y, lo mejor de todo, es que ambos se van complementando todo el tiempo, lo que enseña a los peques la importancia de trabajar en equipo.

La historia me ha gustado, y creo que los niños también disfrutarán mucho con ella porque siempre están pasando cosas. Victoria sabe cómo mantener la tensión siempre y en esta colección de libros no iba a ser menos. Por otro lado se aprende sobre historia, geografía y sobre otras culturas que, personalmente, es a lo que más valor doy, ya que conocer a la gente y a sus raíces me parece fundamental para trabajar el respeto y la tolerancia.  La lectura va acompañada por ilustraciones de Carlos Jiménez y por textos muy coloridos, lo que ayuda a que se avance más rápido y los niños no se cansen de leer tanto negro sobre blanco.

La colección está dirigida a niños a partir de 8 años.

Comienzo la semana con...

...El perfume. Lo empecé la semana pasada, pero como quería terminar El pasaje casi no avancé en la historia. Esta semana será entera para este libro. Por cierto, El pasaje lo he terminado hace unos minutos, y me he quedado con muchas ganas de seguir con el segundo libro...


¿Con qué lectura comenzáis vuestra semana?

lunes, 4 de marzo de 2019

Comienzo la semana con...

...El pasaje, de Justin Cronin. Esta semana es la definitiva, lo presiento, je, je. Este libro me está llevando un tiempo, pero me está gustando. Ahora mismo estoy a algo más de 200 páginas para terminar y yo creo que la semana que viene ya no la empezaré con él en las manos.

Por otro lado, comienzo El perfume, de Patrick Süskind. Me animé después de ver que Shorby, del blog Loca por incordiar, lo iba a leer. Si os animáis a leerlo también, lo podéis comentar en redes sociales con el hastag #locaporleer.


Y vosotros, ¿con qué libro comenzáis la semana?

miércoles, 27 de febrero de 2019

Amor con H - Aída del Pozo

Amor con H es uno de los títulos que tenía apuntado para mi próxima tanda de cinco libros digitales (hace tiempo que no hago una y ya va tocando) Como mi actual lectura no es fácil de transportar (El pasaje. 1078 páginas) cogí el lector electrónico para ver qué podía leer en el transporte público, y esta novela apareció la primera.

La verdad es que, al no ser un libro conocido, no recordaba bien qué me llevó a comprarlo ni qué esperar de él. Por la sinopsis juzgué la historia entera y, mira por dónde, me equivoqué. Al menos en parte. Esperaba una novela romántica con alguna que otra escena subida de tono, de esas que son fáciles de leer y que entretienen mucho (perfecto para mis días de vacaciones), pero se me quedó cara de tonta cuando, en la primera escena, una mujer, claramente víctima de malos tratos por parte de su pareja, mata a su maltratador a cuchilladas. A partir de ese momento volvemos hacia atrás, a dos tiempos diferentes: el primero comienza en 1996 cuando Cristina, siendo una adolescente, nos cuenta en primera persona cómo comienza una aventura con un amigo de sus padres; el segundo empieza más tarde, en 2007, y nos cuenta, en tercera persona, las historias de Gloria y de Alicia. Gloria ha sido infiel a su marido con un compañero de trabajo y no sabe qué hacer con su vida, y Alicia es víctima de malos tratos. Esta historia es la más dura de todas, porque vemos cómo Alicia se va anulando por completo por culpa del miedo que siente.

Las tres aparecen en un presente en el que Cristina es la psicóloga de las otras dos protagonistas. Poco a poco vamos sabiendo más de sus vidas, de por qué son como son y de por qué actúan de una determinada manera hasta que, irremediablemente, llegamos a un final que ya todos conocemos porque lo hemos leído al principio. Un asesinato. Y no, no se centra el libro en la investigación, no penséis que es una novela negra porque está muy claro quién mata y por qué. No. Es una historia que habla de la vida, de lo bueno y de lo malo, y de cómo es posible enderezar una vida que parece torcida.

En el libro también hay tiempo para el amor, para la pasión y para el sexo. La autora mezcla las historias, diferenciándolas bien con la primera y tercera persona, y cuando nos habla en nombre de Cristina ya sabemos que la temperatura va a subir unos grados. Cuando leí la primera escena me dije a mí misma que no sabía cómo la autora iba a meter la parte erótica en la historia, pero la verdad es que me ha gustado cómo lo ha hecho. El lenguaje que utiliza es directo, pero no soez ni malsonante, lo cual agradezco porque me facilita la lectura. Cuando el lenguaje es muy basto salgo enseguida de la historia porque no me resulta natural y estoy pensando todo el tiempo que yo no lo habría dicho así...

Los momentos que he disfrutado con intensidad ocupan su lugar preciso en mi memoria y en mi corazón, mas no condicionan mi presente.

Aída del Pozo tiene otros cuatro libros autopublicados en Amazon. Por el momento seguiré mis próximas lecturas con libros pendientes de hace tiempo, pero estoy segura de que en algún momento volveré a leer a esta autora. Me ha convencido mucho con esta novela.


lunes, 25 de febrero de 2019

Comienzo la semana con...

...El pasaje, que esta última semana se me ha atragantado y he avanzado muy poco; y Amor con h, una novela autopublicada que cuenta varias historias paralelas. Tiene una carga erótica alta, pero bien llevada que al principio no sabía cómo iba a encajar porque el libro comienza con un asesinato y no me pegaba mucho. Me está gustando más de lo esperado, la verdad...

            

Y vosotros, ¿con qué libro empezáis la semana?

lunes, 18 de febrero de 2019

Comienzo la semana con...

..."El pasaje", de Justin Cronin. La verdad es que, aunque me esté llevando bastante tiempo leerlo, me está gustando. Por otro lado también comienzo nueva lectura: "La máquina del tiempo: el tesoro del rey Salomón", de Victoria Vázquez. Es un título infantil-juvenil que abre una colección de libros llamada "La máquina del tiempo" y que me apetece mucho leer porque hace tiempo que conozco a la autora tanto por redes sociales, como en persona aunque, lo más importante, también la conozco por sus letras y sé que no defrauda. Y os contaré qué tal.

 

lunes, 11 de febrero de 2019

Comienzo la semana con...

...Exactamente lo mismo que la semana pasada.

Sigo con El pasaje, que me está gustando, pero que me cuesta encontrar un rato largo para ponerme con él, y claro, con tantas páginas como tiene y tan poco a  poco como avanzo, creo que me va a durar hasta Nochebuena, je, je, je. Por otro lado estoy con un librito de relatos, que no están mal, pero que tampoco creo que queden demasiado en mi memoria cuando lo acabe.

 
¿Vosotros con qué estáis esta semana?