¿No encuentras algo? Búscalo aquí

domingo, 16 de diciembre de 2018

Un amor - Alejandro Palomas

Después de varios meses, por fin le ha llegado el momento a Un amor, de Alejandro Palomas, donde continuamos con la vida de Amalia, Fer y el resto de la familia. Como siempre la historia se desarrolla a lo largo de un día entero y Fer nos va poniendo al día de las situaciones que van ocurriendo yendo al pasado cada vez. En esta ocasión la familia está reunida para la boda de Emma y, como viene siendo habitual en esta familia, no estará libre de líos.
Por si no estáis al tanto de quién es quién, os contaré un poco sobre ellos. Por un lado están los tres hermanos: Fer, Emma y Silvia, con sus respectivas parejas: Sven, Magalí y John. Por otro lado están tía Inés, que es una amiga de su madre desde hace muchos años y Oksana, una mujer que han conocido hace poco tiempo, pero que se ha metido a todos en el bolsillo con su forma de ser. Por último tenemos a Amalia, la madre, que es quien, a pesar de sus cosas, hace funcionar los ejes que mueven a la familia.
La noche antes de la boda, tía Inés llama a los tres hermanos por un tema muy importante que atañe a Amalia (que no conoceremos hasta llegar al final del libro) y entre todos toman una decisión sin contar con ella, lo que hará que todos se sientan culpables de una manera o de otra.
El día de la boda todos esperan con inquietud a que Amalia no llegue con alguna de sus historias… pero es en vano. Todo está listo: las novias ya han llegado y los invitados también, pero de ella no hay ni rastro, y cuando por fin aparece, lo hace de la manera más inapropiada que os podáis imaginar. A partir de ese momento todo girará en torno a ella y a todo lo que le ha ocurrido en el último año.
En esta novela nos encontramos a Amalia en estado puro, pero al resto de personajes también. Leerles es como oír algo de tu familia, porque ya les conoces lo suficiente como para saber de qué pie cojea cada uno y por dónde van a salir. En relación a la historia, en esta ocasión me he visto con menos paciencia con Amalia que en libros anteriores, y he llevado bastante mal que se guardara hasta el final el secreto de qué habían hablado los hermanos con tía Inés (¿será que soy demasiado ansiosa?) El caso es que todo se desvela en el momento preciso, y encaja muy bien, pero durante la lectura no lo llevé bien. Por otro lado, nos vamos a encontrar con anécdotas y momentos tristes, sí, pero también hay momentos para el humor y la reflexión.
–Es que a mí no me ha elegido nunca nadie, Fer –dice con una voz tan pequeña que el nudo se cierra un poco más y ahora es casi sólido–. Nadie ha dicho nunca “me quedo con Amalia”. Aunque, quién me iba a elegir a mí.
Y es que no podemos olvidar que la autoestima de Amalia no es demasiado alta. Siempre poniendo a los demás por delante de ella porque siente que tiene que ser así, aunque la verdad es que no, que no siempre es necesario. De ahí el comentario que hace y que he puesto un poco más arriba; el no sentirse importante cuando en el fondo es quien mueve a la familia entera.
El final, como todos los finales que he leído de Alejandro Palomas hasta el momento, es perfecto, y ha hecho que se me olvidara lo nerviosa que me ha puesto Amalia en algunos momentos de la lectura. Esos momentos madre e hijo que suele dejar para el final son muy tiernos y me encantan.

No lo puedo evitar. 

Porque todavía me falta aprender a reírme como ella.

Os dejo los otros libros de Alejandro Palomas con reseña en el blog que están relacionados con esta familia. Podéis ir a la reseña pinchando en la foto:
 
http://narayani-eraseunavez.blogspot.com/2015/03/una-madre-alejandro-palomas.html         http://narayani-eraseunavez.blogspot.com/2016/11/un-perro-alejandro-palomas.html

miércoles, 12 de diciembre de 2018

La fórmula preferida del profesor - Yoko Ogawa


En un intento de conocer mejor la cultura japonesa antes de mi viaje a Japón  me hice con un par de libros de escritores nipones. El que traigo hoy es de una autora llamada Yoko Ogawa y tiene muy buenas –y merecidas– críticas.
La historia nos la cuenta una mujer joven con un hijo que trabaja como asistenta en casas privadas. Va allí donde su empresa la envía y se encarga de la limpieza, de la cocina y de ser discreta desde la mañana hasta la noche. Cuando le asignan la casa del profesor va con un poco de miedo porque antes que a ella han enviado a otras muchas mujeres que no han aguantado y han pedido que les den otros clientes. Sin embargo, lo que a otras echa para atrás, a ella le parece entrañable y muy interesante así que no tarda en acostumbrarse al profesor y a sus 80 minutos de memoria, porque sí, el profesor tiene, desde hace muchos años, una retentiva de solo 80 minutos. Pasado ese tiempo resetea y vuelve a empezar de cero si no tiene un hilo conductor que le ayude a recordar a la persona que está con él. Lo único de lo que no se olvida nunca, son los números. Las matemáticas son su vida y disfruta no solo estudiándolas él, sino enseñándolas.

Un día, en una conversación entre ambos personajes, el profesor se entera de que la mujer tiene un hijo y se alarma tanto porque esté solo en su casa mientras su madre está dándole de cenar a él, que le dice que a partir del día siguiente tiene que llevarle allí. Así es como Root (el niño), el profesor y la mujer comienzan una relación de amistad, pero sobre todo de respeto y admiración mutua.

Las partes que yo, desde mi ignorancia más profunda, quitaría de la historia, son las que hablan de fórmulas matemáticas. Lo siento, los números me aburren mucho muchísimo, y no se me dan bien, por eso, cuando se centraban demasiado en una explicación matemática, a mí me perdían durante un rato. Por lo demás, para mí, la novela es de diez.

El personaje del profesor es entrañable y cuesta no caer rendida a sus pies desde el primer momento. La capacidad para apasionarse por los números y de transmitir esa pasión, la vulnerabilidad que le provoca su memoria a corto plazo y la reacción que tiene ante algunas situaciones hace que queramos protegerle siempre.

Sin duda es una novela recomendable, a pesar de las partes que comentaba anteriormente de las matemáticas (no me hagáis caso en ese sentido, no todo el mundo siente “aversión” por los números como yo) Tiene una historia bonita, está bien contada y deja poso.

¿Qué más se puede pedir?

martes, 27 de noviembre de 2018

Las ventajas de ser un marginado - Stephen Chbosky

 
Era una especie de tristeza esperanzadora, el tipo de tristeza que solo necesita tiempo.
 
Y es verdad, el libro destila ambos sentimientos: esperanza y tristeza. Charlie está perdido emocionalmente después de que su mejor amigo se haya suicidado, pero intenta encontrarse una y otra vez porque necesita encajar, participar socialmente. Cuando piensa que ya no hay solución para su soledad, encuentra a Patrick y a Sam, dos hermanos que van al mismo instituto que él y que le aceptan tal y como es. A partir de ese momento Charlie comienza a vivir cosas que hasta ese momento no había experimentado. Y le gusta. Claro que le gusta. En verdad no pide demasiado. Lo único que quiere es que le vean. Dejar de ser invisible para todo el mundo.

Tenía este libro en mi lista de pendientes desde hacía años y me apetecía mucho leerlo -confieso  que para ver la película después-, y si todavía no me había puesto con él era porque compré el libro en inglés, y siempre que pensaba en empezarlo me terminaba dando pereza y me iba a por otro escrito en castellano. Al final tengo que decir que estoy muy contenta porque he sido capaz de leerlo con bastante fluidez. El caso, es que por fin he conocido la historia de Charlie, y pienso que he tardado demasiado en hacerlo. Es de estos libros que no me importaría releer en algún momento porque seguro que puedo encontrar frases que se me han escapado en esta primera lectura, y no porque mi inglés no haya estado a la altura, sino porque en cada página hay varias frases dignas de remarcar.

Aceptamos el amor que creemos merecer.

Charlie es especial y hace que los demás se sientan especiales también, y todo con sus palabras porque es el propio Charlie el que nos cuenta la historia a través de cartas anónimas que después envía a su "Querido amigo". Y lo hace describiendo sus sentimientos sin ningún filtro, sobre su familia, sus amigos, el amor, la amistad y la pérdida. A sus 16 años ha perdido a dos personas muy importantes para él: su tía Helen y su amigo Michael. Y no supera esas muertes, porque no son fáciles de asimilar. Nadie dijo que lo fuera.

A través de las cartas conocemos también a sus hermanos, a sus padres y a su profesor de literatura, todos ellos pilares muy importantes en la vida de Charlie tanto personal como académicamente.

Y la verdad es que podría seguir contando cosas pero no lo voy a hacer porque esta novela es muy completa, y tiene muchísimos detalles que es mejor que no se desvelen. Solo puedo decir que la leáis y opinéis por vosotros mismos, porque yo no sé qué más puedo añadir para hacerle justicia...
 
Cuando salimos del túnel, Sam soltó un grito de pura diversión y allí estaba: el centro de la ciudad. Luces sobre los edificios y todo lo que hace que te asombres. Sam se sentó y empezó a reír. Patrick empezó a reír. Yo empecé a reír.
      Y, en ese momento, juro que éramos infinitos.

martes, 20 de noviembre de 2018

Los imaginarios - A.F. Harrold y Emily Gravett


Cada vez que voy a una feria del libro suelo darme el capricho de comprar un libro por impulso. El que traigo hoy fue uno de los que compré así, sin conocerlo de antemano, solo porque me llamó la atención la portada y me gustó lo que vi en la sinopsis.

Amanda es una niña con mucha imaginación y, como no le sobran los amigos, decide inventarse uno que esté con ella siempre que lo necesite: uno llamado Rudger. Juntos viven todo tipo de aventuras, las que Amanda va imaginando, y nunca nunca se aburren. La madre de Amanda le acepta tal y como es e, incluso, le pone comida y le saluda por las mañanas cuando se levanta.

Sin embargo, no todo es bonito en este mundo mitad ficción mitad realidad, y es que hay un hombre que se alimenta de los amigos imaginarios de los demás. Un hombre que tiene a su propia amiga imaginaria, por cierto. Un día, mientras Amanda y Rudger juegan en la calle, aparecen este señor y su amiga y, al salir huyendo de él, un coche atropella a Amanda. Rudger no se da cuenta de cómo ocurre, pero de un momento a otro está completamente solo, él, que existe solo porque Amanda le imaginó, que no es nadie sin ella, no solo es que la haya perdido de vista, es que no sabe por dónde empezar a buscarla. 
 
Durante varios capítulos acompañamos a Rudger en la búsqueda de Amanda y en la huida del hombre que come imaginarios, pero por suerte no irá solo, ya que encontrará a otros amigos por el camino para hacérselo más llevadero. Eso sí, amigos imaginarios...
 
La historia me ha gustado mucho y me ha parecido una idea muy bonita la de homenajear a esos amigos imaginarios que muchos niños -y no tan niños- tienen. La relación entre la niña y su amigo imaginario, e incluso de la madre con Rudger, me ha gustado mucho. En el primer caso se trata de una amistad incondicional, están el uno para el otro siempre y prácticamente es perfecta. En el segundo caso, en el de la madre, me parece muy tierno que trate al amigo de su hija como si fuera un amigo real, como si se creyera que existe solo porque su hija se lo ha dicho.
 
Lo que me ha chocado un poco es que hay algunas partes que me han resultado un poco oscuras para los niños. Tal vez tenía en mente que el libro estaba dirigido a una edad diferente a la que realmente está, pero el caso es que me imaginaba a mis sobrinos leyendo esta historia y creo que algunas partes les habrían dado canguele...
 
En cualquier caso es una bonita historia de amistad, que merece la pena ser leída. El libro, además, cuenta con ilustraciones, unas veces en color, otras en blanco y negro y otras una mezcla de ambas cosas, que ayudan a que podamos ver un poco más claramente a los personajes (sobre todo a Rudger, que seguro que hay gente que no es capaz de verlo de otra manera...)
 
 

miércoles, 14 de noviembre de 2018

La evolución de Calpurnia Tate - Jacqueline Kelly

No sé explicar muy bien por qué, pero tenía bastante miedo a este libro. Había leído opiniones demasiado dispares que me habían hecho dudar, así que al final siempre lo dejaba pasar. Ahora que lo he leído tengo que decir que los miedos no tenían ningún fundamento y que he disfrutado de cada aventura que le ocurría a la protagonista.
 
Calpurnia Virginia Tate es una niña, la única de varios hermanos, que pasa el verano de 1899 junto a su abuelo, un señor muy serio que hasta el momento no le había dedicado demasiado tiempo. Él, siempre metido en sus libros, dentro del laboratorio o en la biblioteca, lugar al que nadie más puede entrar, haciendo sus cosas; ella, siempre con miedo de molestar a su abuelo no se atreve casi a dirigirle la palabra, hasta que un día se arma de valor y le formula una pregunta sobre unos insectos. Sin embargo, a pesar de lo valiente que es al preguntarle, el abuelo le contesta que está seguro de que es una niña lista y que podrá llegar a la solución ella sola si observa al insecto en cuestión con detenimiento.
 
Después de ese primer encuentro, abuelo y nieta se dan cuenta de que comparten la afición por la investigación y pasan cada vez más tiempo juntos, algo que a la madre de Calpurnia no le gusta demasiado porque piensa que se tiene que dedicar a cosas como tareas domésticas, tocar el piano o hacer ganchillo.
 
El libro sigue una historia, pero cada capítulo tiene una mini historia dentro que comienza y acaba con el capítulo en cuestión. En este sentido me recordó a Anne la de Tejas Verdes, que seguía el mismo patrón de un capítulo para cada aventura.
 
Los hermanos, algunos más pequeños y otros más mayores, son también personajes importantes, igual que la amiga, la madre y la cocinera. En la época en la que está centrada la historia el papel de la mujer era el que era, pero Calpurnia no está de acuerdo. No ha escuchado hablar de feminismo, pero ve la diferencia que hay entre sus hermanos y ella y lucha por conseguir los mismos derechos que tienen ellos. Su sueño no es casarse y criar un montón de niños como le han dicho que tiene que hacer cuando sea un poco más mayor, sino aprender ciencia con su abuelo. Ve las injusticias y no se las calla.
 
He disfrutado mucho de esa novela, pero sobre todo de la historia del abuelo y la nieta. Esa complicidad que tienen y ese respeto mutuo me parecen muy importantes para Calpurnia. Nadie la toma en serio y a nadie le importa lo que pueda opinar, excepto a él. 
 
Algún día iba a tener todos los libros del mundo, estantes y estantes llenos. Viviría en una torre hecha de libros; me pasaría el día leyendo y comiendo melocotones. Y si algún caballero con armadura se atrevía a acercarse en su blanco corcel y a rogarme que le lanzara mi trenza, lo acribillaría con huesos de melocotón hasta que se marchara.
 
 

martes, 6 de noviembre de 2018

El blog cumplió 10 años...

… Y a mí se me olvidó comentarlo.
 
Cada año en octubre me viene a la cabeza el cumpleaños del blog, pero no siempre lo comparto con vosotros. Este año lo recordé varias veces, pero entre unas cosas y otras al final lo olvidé. Sin embargo, como es un número tan redondo, he pensado que no quiero dejar de celebrarlo. El blog -o mejor dicho, yo- ha ido pasando por muchas fases en este tiempo y, aunque tal vez esta no sea la más intensa, yo sigo disfrutando de los ratos que le dedico. Me sigue gustando leer tanto o más que el primer día, y sigo disfrutando cuando escribo las reseñas. Es una forma más de evadirme cuando me hace falta.
 
Ahora mismo no se me ocurre qué puedo hacer para celebrarlo con vosotros, que tantos años me lleváis soportando, pero intentaré hacer un sorteo antes de que acabe el año. Mientras tanto, solo quiero daros las gracias por estar ahí, haciéndome compañía tanto en el blog como en las redes sociales, y aportando innumerables títulos a mi lista de libros pendientes de leer.
 
¡Nos leemos!

martes, 23 de octubre de 2018

El juego de las catedrales - Federico Andrián

Este título forma parte de la cuarta tanda de libros electrónicos que estoy leyendo. Como sabéis me estoy "quitando" libros electrónicos que llevan tiempo en el lector esperando su turno porque durante años he comprado mucho y leído poco. Algunas veces compro libros muy conocidos a precios muy bajos (no compro libros electrónicos por encima de 3€) y otras veces compro libros que no son nada conocidos sin saber casi de qué van. En el libro de hoy no sabía qué me iba a encontrar dentro y al final me ha dejado con un sentimiento agridulce. Os cuento.
 
La historia comienza con el asesinato de un monje y con el secuestro de una chica joven. Al monje quieren sacarle información y a la chica quieren utilizarla como moneda de cambio: ella, por un tesoro que solo sus padres pueden encontrar.
 
Stefania y Fabiano son un matrimonio separado que solo tienen en común a su hija Sophia, sin embargo, cuando alguien la secuestra, vuelven a juntarse para conseguir llegar hasta ella pasando por varias pruebas, acertijos y países en busca de pistas. 
 
Si tuviera que etiquetar el libro, diría que es uno de aventuras, y es que Stefania y Fabiano pasan por muchas cosas para tratar de conseguir el tesoro que tanto buscan los malos. Para que os hagáis una idea de a qué me refiero, mientras leía me parecía que quería el autor contar una historia similar a la de la película "La búsqueda" de Nicolas Cage. Personalmente estas historias me enganchan y me entretienen  mucho, pero en esta ocasión no ha ocurrido y tengo que decir que me da pena que sea así porque seguramente con una corrección ortotipográfica podría haber conseguido el ritmo que se merecía. No es una mala historia, la idea es buena, pero creo que le falta que la pulan un poco para que pueda brillar. Lo mismo pasa con los diálogos, que no los encuentro demasiado creíbles, en especial aquellos en los que está involucrada la chica secuestrada que me sacaban por completo de la lectura. Espero que alguna editorial le eche un ojo y apueste por ella porque le veo potencial, pero ahora mismo, la verdad, es que es un libro que ha pasado sin pena ni gloria por mis manos.
 
¿Lo conocéis? ¿Lo habéis leído?
 
 

martes, 2 de octubre de 2018

El conjuro - Mariah Evans

Leí este libro durante mis vacaciones en Japón y la verdad es que fue perfecto para lo que necesitaba en ese momento: no pensar. Antes de coger El conjuro tenía entre manos otro libro que, aunque me estaba gustando mucho, era más denso y de una temática más dura. Eso, sumado a que llegaba muy cansada todos los días hizo que me decidiera por el título que os traigo hoy.

Anaís es una joven británica del siglo XXI. Es una mujer liberal, independiente y busca el amor después de que su novio la engañara con otra chica.

Neilan es un joven escocés del siglo XVIII. Es un hombre chapado a la antigua, guerrero y desilusionado con el amor.

Anaís hace un conjuro una noche de borrachera para llamar al amor, y Neilan hace una petición para cambiar su vida después de que su esposa se fuera con otro, pero sin saber cómo terminan encontrándose en la casa de Anaís, en pleno siglo XXI. A partir de ese momento están "condenados" a entenderse, y es que ella le ve tan perdido (y tan buenorro) que es incapaz de dejarle solo en la calle. Poco a poco se van conociendo, y  mientras investigan qué ha pasado con el conjuro, vamos siendo testigos de divertidas situaciones debidas al cambio de siglo de Neilan.
 
Por supuesto encontramos amor en esta historia, pero también amistad y un canto feminista que a Neilan le trae por la calle de la amargura y que le perdonamos solo porque viene del siglo que viene.

El ritmo de la narración es muy bueno y siempre te deja con ganas de saber más. Los personajes me han gustado mucho, ambos son bastante interesantes y es fácil empatizar con su historia. Ha habido solo un par de cosas que no me han convencido demasiado, pero entiendo que eran necesarias para el desarrollo de la historia así que lo pasé por alto. El final me resultó triste y emotivo y terminé la lectura con un nudo en la garganta y varias lágrimas luchando por no caer. Sin embargo, cuando estudié el final con perspectiva no lo vi de la misma manera que cuando lo leí y me terminó dejando buen sabor de boca.

En resumen, es una lectura fresca y bastante adictiva. Tiene situaciones divertidas y otras emocionales y casi siempre lo estás leyendo con una sonrisa en los labios. Como decía al principio, era justo lo que necesitaba en ese momento. Sin duda cumplió con su cometido de entretener.

Ella había hecho el mismo ritual que él, pidiendo encontrar el amor ¿y le traían a un escocés del siglo dieciocho? Sí que estaba mal el panorama.
 

domingo, 30 de septiembre de 2018

El hombre que entraba por la ventana - Gonzalo Moure y Gabriel Pacheco

Conocí a Gonzalo Moure hace años cuando me escribió a raíz de una reseña que publiqué en el blog. El libro no era suyo, es más, era uno bastante antiguo, pero le gustó uno de los comentarios que hice sobre él y me pidió permiso para utilizar la idea de esa frase en una de sus novelas: El bostezo del puma. Por supuesto le dije que sí y al poco tiempo él me envió un ejemplar del libro dedicado. A día de hoy, ya que estoy os cuento mi vida, el libro no está conmigo porque lo presté y estoy esperando a que me lo devuelvan (3 años más tarde) Nunca me he arrepentido tanto de prestar un libro…
Desde entonces he leído varios libros suyos y siempre con mucho gusto, por eso, cuando hace unos meses Gonzalo publicó en su página de Facebook que estaba a la venta un libro suyo ilustrado no me lo pensé dos veces.
"El hombre que entraba por la ventana" es un cuento precioso que cuenta la vida de una niña solitaria de un barrio de Lisboa. Su padre se marchó cuando era un bebé, y su madre es una mujer triste y nostálgica que no aporta demasiado a su vida. Cada noche, al quedarse dormida, escucha la voz de un hombre que le cuenta cuentos y ella piensa que todos los niños tienen esa voz que les arrulla por la noche. Sin embargo no tarda en descubrir que es la única que lo escucha y decide no contárselo a nadie para que no la tachen de loca y poder mantener los cuentos que tanto le gustan.
La historia, aunque escrita en prosa, está envuelta en poesía. No es solo lo que cuenta Gonzalo, sino cómo lo cuenta. Tanto el texto como las ilustraciones de Gabriel Pacheco tienen tintes nostálgicos y tristes, como lo fados de los que hablan en el cuento.

Ilustración del blog de Gabriel: http://gabriel-pacheco.blogspot.com/
En definitiva, es un libro bonito lo mires por donde lo mires. Historia e ilustraciones se unen para formar un todo que merece mucho la pena y, ¿sabéis lo mejor? Que además es un libro muy barato (menos de 6€) Eso sí, no lo he encontrado en las librerías para llevármelo al momento, pero si lo pides te lo tienen en unos días.
…me dibujaba y me regalaba sus dibujos y solo me pedía a cambio una sonrisa. No me costaba nada pagarle así, sonriendo con toda mi tristeza.

Otros libros que me han gustado del autor (reseña haciendo clic en la imagen):
 
http://narayani-eraseunavez.blogspot.com/2015/03/a-la-mierda-la-bicicleta-gonzalo-moure.html    http://narayani-eraseunavez.blogspot.com/2011/08/el-sindrome-de-mozart-gonzalo-moure.html    http://narayani-eraseunavez.blogspot.com/2011/11/el-bostezo-del-puma-gonzalo-moure.html 
 

martes, 25 de septiembre de 2018

Mini reseñas - Relatos - "En un mundo llamado Tarsi" y "La Sirenita"

Siguiendo con la lista de relatos que elegí del lector electrónico, hoy traigo dos de tintes fantásticos:
 
 
En un mundo llamado Tarsi, de Marta Pérez Luis.
 
Una niña humana aparece en un mundo mágico para llevar a cabo una misión: Tarsi está en peligro y solo ella puede ayudarlos. La historia como tal no está mal, pero no me ha convencido mucho el final ni el porqué de que sea ella quien tenga que salvarlos. Por otro lado, se nota que la autora es bastante novata y utiliza muchos lugares comunes. Aun así, si tenéis niños pequeños, creo que podrían disfrutar de la historia y las aventuras.

La Sirenita, de Hans Christian Andersen.
 
Este cuento lo conocemos todos, aunque la versión de Andersen es bastante menos edulcorada que la de Disney. Una pequeña sirena se pasa el día queriendo subir a la superficie para ver cómo es estar fuera del agua; cuando por fin tiene permiso para subir ve a un humano y se enamora de él, así que todos los días nada hasta su castillo para poder verle. Al final hace un trato con la bruja para poder estar con él y da su voz a cambio de piernas. Como veis el argumento es el mismo que el de la peli, pero la historia es mucho más cruda. Es la segunda vez que lo leo y lo he disfrutado tanto como la primera vez. Creo que es mi cuento favorito.
 
Si queréis leer las mini reseñas anteriores podéis hacerlo pinchando en las siguientes imágenes:

http://narayani-eraseunavez.blogspot.com/2018/06/mini-resenas-relatos-hueles-lluvia-y-la.html
 
http://narayani-eraseunavez.blogspot.com/2018/06/mini-resenas-relatos-un-cafe-para.html
 
http://narayani-eraseunavez.blogspot.com/2018/08/mini-resenas-relatos-deprimencia-y-el.html