¿No encuentras algo? Búscalo aquí

lunes, 22 de agosto de 2016

La chica a la orilla del mar Inio Asano

Hace unos meses me decidí a leer un cómic manga que Shorby había recomendado en su blog. Era la primera vez que me acercaba a este tipo de cómic y la experiencia me gustó bastante. Es cierto que hubo momentos en los que me perdía un poco con los personajes, tanto por los nombres (a veces aparece el nombre de pila y otras el apellido y hasta que me di cuenta pensé que me estaba volviendo loca) como por las caras, que al ser orientales a veces me parecen todos iguales. En resumen, hizo falta de todas mis neuronas para poner orden en la historia.

 















El otro día Shorby volvió a recomendar un cómic manga en su blog y yo, que ya había dejado pasar mucho tiempo desde el anterior, fui a buscarlo a la biblioteca sin pensarlo dos veces. No lo tenían, pero aproveché que estaba allí para llevarme otro a casa que me pareció que tenía buena pinta (entiéndase por esto que me gustó el título) y que sólo tenía dos tomos (esa es otra cosa, muchos de estos cómics son colecciones largas)
 
En La chica a la orilla del mar nos encontramos con dos personajes principales: Isobe y Sato que descubrirán quiénes son y qué quieren al tiempo que expresan y disfrutan la sexualidad.  Isobe parece que siempre ha sentido algo por Sato pero ella le hace de menos. Le tiene como amigo en la sombra, como si se avergonzara de él. Cuando Isoba le propone tener una relación puramente física ella acepta por despecho a otro chico pero no porque sienta algo por él. Empezarán así una relación en la que irán probando distintas cosas y en la que poco a poco se van involucrando más sin darse cuenta. Además vemos la evolución de ambos personajes con el paso del tiempo y cómo van madurando cada uno de manera independiente. Ambos tienen fantasmas contra los que luchar pero ninguno los comenta con el otro lo que para mí pone una nota triste en la historia. Están muy cerca físicamente pero realmente están muy lejos el uno del otro. Es una historia de sexo, sí, pero también de amistad, de crecimiento personal y de amor.
 
Un día encuentran una tarjeta de memoria con fotos de una chica desconocida en la orilla del mar. Isobe le pone mucho interés a las fotos y Sato parece sentir celos de tanta atención. De ahí viene el nombre del libro.  
 
Es un cómic de dos tomos que yo leí del tirón en una sola noche. Es de lectura ágil, casi diría que adictiva (quitando los momentos en que no diferenciaba a los personajes en las ilustraciones) Tiene escenas muy explícitas de sexo, pero no son la mayoría. Las ilustraciones me han gustado mucho, sobre todo los primeros planos de los personajes. Los diálogos son fluidos y con expresiones coloquiales que facilitan la lectura.

 
Me ha gustado mucho este manga y me he quedado otra vez con ganas de leer algo más en el futuro. Por ahora no me atrevo a comprar libros manga porque no sé si me durará la afición pero en la biblioteca hay bastantes para empezar a picotear.


3 comentarios:

Trinita dijo...

Entre los muchos libros manga hay alguno que destaca, que nos llama la atención... Éste es uno de ellos. Me lo apunto...
Saluditos, Trinita

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo...

Aquí me pilláis, no suelo leer mangas, es una de mis asignaturas pendientes pero me gustará seguir vuestras recomendaciones para empezar por alguna parte :)
Besos

Shorby dijo...

Vaya tela con el segundo tomo! xDDD
Me gustó mucho, es una editorial que me encanta (me está arruinando), está apostando por historias diferentes y, lo mejor, cortitas =)

Besotes