¿No encuentras algo? Búscalo aquí

sábado, 7 de abril de 2012

El beso del Sahara Gonzalo Moure

Cuando vi este libro en una tienda no me lo pensé dos veces. Después de leer El síndrome de Mozart y El bostezo del Puma del mismo autor pensé que me iba a encantar también, pero la verdad es que no me ha gustado tanto como los otros dos títulos, lo cual no significa que no me haya gustado, ¿eh?

Creo que muchas veces la culpa de que un libro nos guste más o menos es nuestra por esperar de su lectura algo diferente a lo que después encontramos. Esto es justo lo que me ha pasado con este libro.

Marta es la hija de un diplomático español que está acompañando a sus padres en una visita a un campamento saharaui. Nadira es una chica refugiada que envidia todo lo que tiene Marta. No se parecen en nada y tampoco tienen nada en común, excepto una cosa: ninguna de las dos quieren estar ahí.

Sin saber muy bien porqué, Nadira se acerca a Marta y le da un beso en la mejilla. A partir de ese momento todo cambia. El alma de Nadira entra en el cuerpo de Marta y viceversa y todo ocurre tan rápido que cuando se quieren dar cuenta de lo que ha pasado ya se han separado la una de la otra.

Pude haberme alejado de ella.
Pude, pero no lo hice.
Sus labios estaban tensos. Sentí su calor, por encima del calor del viento de la hamada, y por fin el contacto de sus labios en mi mejilla. Cerré los ojos de una manera instintiva, como se cierran cuando se bebe el contenido de un vaso.
Su beso estaba lleno de vida. Apreté los ojos y sentí sus labios despegándose de mi mejilla, su aliento ligero, más fresco que el aire del desierto.
Al abrir los ojos vi a una niña rubia que se parecía a mí. Estaba delante de mí, donde antes había estado la niña saharaui del pelo sucio.
Tardé un poco en darme cuenta de que no se parecía a mí: era yo.

A partir de ese momento todo cambia. Nadira vuelve a España con los padres de Marta y Marta se queda en el Sahara con la familia de Nadira. Como ninguna de las dos quería estar allí en el momento del intercambio se deduce enseguida que Nadira (en el cuerpo de Marta) está encantada; y que Marta (en el cuerpo de Nadira) está horrorizada. Ésta última trata de explicarle a todo el mundo lo que ocurre pero la toman por loca así que pasado un tiempo decide dejarlo. Nadira necesita un tiempo de adaptación en España, pero el cambio le gusta mucho.

La historia da un giro cuando Rachid entra en juego. Nada más ver a Nadira se enamora de ella, pero como la que está en el cuerpo de Nadira es Marta la cosa no es muy sencilla.

No voy a contar más porque entonces destriparía el final y no quiero hacer eso. El libro me ha gustado pero el final me ha parecido un poco precipitado. Todavía esperaba varias páginas cuando de pronto me he visto con la palabra fin, metafóricamente hablando.

Lo que he dicho al principio de que el libro no me ha gustado tanto como los otros dos de Gonzalo que he leído es cierto, pero también lo es que ha sido porque me había imaginado otra historia. Pensaba que la historia contaría algo más de la cultura saharaui, que Marta (en el cuerpo de Nadira) se integraría y se daría cuenta de lo rico que puede ser aprender de otros pueblos. Vamos, que todo eso lo imaginé yo solita; nadie me dijo que me fuera a encontrar con eso así que la culpa es mía por adelantarme a la lectura.

El año pasado cuando estuve en el Kilimanjaro, en Tanzania, quedé completamente enamorada de las estrellas. Todas las noches, sin falta, tuve que salir de la tienda de campaña para ir al baño, y todas, sin falta, me encontré con un espectáculo digno de admirar. Todo en silencio, lejos de la civilización y de las luces artificiales de las farolas y de las casas. Así me imagino el cielo del Sahara según lo describe Gonzalo en este libro. El mismo cielo que vi en Tanzania y el mismo manto de estrellas.

También me ha encantado la descripción de la soledad de Marta en el Sahara. Alejándose cada día un poco más de la gente y sentándose a pensar y a mirar al horizonte. Ella se sienta allí porque esta triste, pero yo creo que lo haría para mirar hacia adelante, a lo que está por venir...

El beso del Sahara es un libro que se lee en dos suspiros. Te pones con él y cuando te quieres dar cuenta estás en la última hoja.

Por último diré que la colección Los libros de Gonzalo (SM) llevan al final una entrevista con el autor que merecen mucho la pena también. En este caso explica un poco el conflicto del Sahara y por supuesto, partes del libro.

10 comentarios:

Carmen dijo...

No he leído nada de este autor y quizás para estrenarme lo haga con alguno de los otros dos libros que mencionas y que tanto te han gustado...
Besos,

Narayani dijo...

La verdad es que entre los dos no sabría con cual quedarme. Si te gusta el Camino de Santiago, sin duda el bostezo del puma. Si no... cualquiera de los dos :-) Para mí Gonzalo Moure es un escritor que merece la pena conocer.

Besos!

Icíar dijo...

Lo que sí me doy cuenta de que eres una viajera de aupa. LS fotos del oKilimanjaro tienen que ser preciosas. El cielo en esos espacios libres de luz artificial o contaminiación lumínica como le llaman, es espectacular. ¿Te has fijado que ahora se ve todas las nocjhes Venus, y Júpiter, en el Oeste, y en el Este o Sudeste, marte?
Me anoto el libro, aunque no te haya gustado tanto como sus otros libros, y el del camino de Santiago, también me debe de gustar.

Margari dijo...

Pues has conseguido llamar mi atención sobre este libro, que no lo conocía. Y creo que cuando me estrene con este autor, si puedo, lo haré con éste, para ir de menos a más.
Besotes!!!

Tatty dijo...

Aunque no te haya gustado tanto como los otros tiene muy buena pinta, ya solo con el título dan ganas de leerlo, lo tendré en cuenta
besos

Narayani dijo...

Icíar, la verdad es que sí, que me dio por viajar hace unos años y me gusta mucho :-) Sí, me he fijado en lo que dices de las estrellas. El del Camino de Santiago te lo recomiendo mucho. Es el que más me ha gustado de esa temática.

Margari, me alegro de haber llamado tu atención con mi reseña. Yo la verdad es que disfruto mucho con este escritor, con su forma de escribir y con lo que cuenta, y decir que me ha gustado menos o que no me ha gustado tanto no quiere decir que no me haya gustado ni mucho menos. Me parece buena tu teoría de ir de menos a más, aunque quizás para ti el orden sea distinto una vez los hayas leído ;-)

Tatty, tienes razón, el título es muy bonito y la portada también además se lee muy rápido y la historia es bonita :-)

Un beso a todas y buena semana!

mientrasleo dijo...

Pues yo he conseguido el síndrome de Mozart que será mi estreno con el autor. Así que este de momento lo dejo estar, ya te contaré el otro que tal
Besos

Narayani dijo...

El síndrome de Mozart me parece un libro súper especial. Espero que lo disfrutes tanto como lo hice yo :-)

Besos

Shorby dijo...

La verdad es que es una pasada ver el cielo en condiciones, sin luces, ni ruido, ni la porquería que hay en las ciudades =)
Interesante lectura, sí señorita!

Besotes

Laura dijo...

Hola! Me gustaría que me explicaras un poco el final que me lo han mandado en el Insti y no lo entiendo muy bien... es un final extraño.
¡Muchas Gracias! :)