¿No encuentras algo? Búscalo aquí

martes, 22 de junio de 2010

Sin noticias de Gurb Eduardo Mendoza

Hace años leí Sin noticias de Gurb por gentileza de Emperatriz. Ella se lo dejó a mi hermana, mi hermana se lo dejó a nuestra madre y después me lo dejó a mí. Recordaba del libro dos cosas. A saber, que me gustó, y el párrafo que escribo a continuación:

20.00 De tanto caminar, los zapatos echan humo. De uno de ellos se ha desprendido el tacón, lo que imprime a mi paso un contoneo tan ridículo como fatigoso. Los arrojo de mí, entro en una tienda y con el dinero que me ha sobrado del restaurante me compro un nuevo par de zapatos menos cómodos que los anteriores, pero hechos de un material muy resistente. Provisto de estos nuevos zapatos, denominados esquís, inicio el recorrido del barrio de Pedralbes.

Creo que lo mejor será que empiece a explicar desde el principio de qué trata el libro por si hay alguien despistado que no sabe de qué va.

Sin noticias de Gurb es la historia de dos extraterrestres que llegan a la Tierra en una misión. Nada más llegar a su destino, Barcelona, Gurb sale a inspeccionar el lugar con la apariencia física del ser humano denominado Marta Sánchez. Desde ese momento el compañero comenzará a llevar un diario en el que irá relatando todas sus aventuras. Eso sí, aventuras en solitario, porque Gurb desaparece y él tiene que arreglárselas solo. El diario al principio se centra en la búsqueda de Gurb, pero poco a poco el protagonista comienza a hacer su propia vida deleitándonos con un montón de anécdotas.

La historia es un sinsentido que te alegra el momento que pasas con el libro entre las manos. Es muy muy fácil de leer y te deja con buen sabor de boca.

Cuando lo leí la primera vez recuerdo haberme reído a carcajada limpia en varias partes. La primera, la que he escrito un poco más arriba; las demás, no las recuerdo del todo bien, aunque seguramente hayan sido las que me han hecho gracia esta segunda vez. Un día incluso llegué al punto de tener que cerrar el libro y dejarlo para más adelante porque me entró un ataque de risa en un autobús camino de mi casa y empezó a darme vergüenza que la gente me mirase.

Esta segunda lectura ha sido un poco diferente. Sabía más o menos lo que me esperaba, aunque no recordase nada del libro a parte de lo ya citado. Sin embargo la primera parte me decepcionó un poco porque iba con una idea muy exigente en la cabeza. Hasta que no me he relajado y he empezado a no pensar mientras leía no he comenzado a disfrutarlo de verdad.

La verdad es que el protagonista es un desastre pero se hace querer. Es feliz paseando por la ciudad, desayunando en el bar de la señora Mercedes y del señor Joaquín y comiendo churros. Quiere una vida sencilla y lo único que necesita para que sea completa es encontrar a Gurb.

7 comentarios:

Carlos dijo...

Curiosamente el otro día leyendo no se qué blog, tuve noticias de este libro, yo me hice un lío y lo relacione con GRUB (un tema informático, defecto profesional) y ahora me he dado cuenta que es GURB y no GRUB (disléxico perdido estoy).

He visto que has ampliado la lista de libros que lees en la izquierda, queda bien :D

// Carlos

Narayani dijo...

Jajaja, suele pasar que relacionamos las cosas con las cosas que nos rodean en el día a día... Qué se le va a hacer...

Sí, he incluido otro libro porque me lo han dejado hace poco y se lee súper fácil, así que mientras me leo el tercero de Millenium van cayendo algunas páginas. Últimamente me ha dado por mezclar varios libros al mismo tiempo... y yo que pensaba que eso no era posible cuando me lo contaban!! :-)

ibucs dijo...

Esperaba mucho de este libro, había leído muy buenas criticas, con muy buen sentido del humor, cuando lo leí, apenas reí un par de veces, creo que esta sobre valorado.

saludos

Narayani dijo...

No sé Ibucs, yo me esperaba también algo más esta segunda vez. Yo creo que depende mucho del momento en el que lo leas...

Saludos y gracias por comentar! Me encanta tener nuevos comentarios :-)

Cárol dijo...

Es divertidísimo. Una historia absurda que no deja indiferente a nadie. Me gustó aunque en su momento me lo obligaran a leerlo, tanto, que me leí "El misterio de la cripta embrujada" y "El laberinto de las aceitunas" y a cada cúal más absurdo y divertido.

Rosalía dijo...

Eduardo Mendoza es un escritor que me gusta mucho. Este fue el primer libro que leí de él, en el instituto, y me encantó. Me reí mucho con él.

bsos!

Narayani dijo...

A mí me gustó mucho más la primera vez que lo leí, pero aún así la segunda también estuvo bien.

Hace unos años me leí también "El último viaje de Horacio Dos" y me reí mucho también. No tiene ni pies ni cabeza, a mi entender, pero me reí mucho.