¿No encuentras algo? Búscalo aquí

domingo, 17 de abril de 2011

La otra Bolena Philippa Gregory

Hace unos días, mientras estaba en mis días de "¿Qué-será-de-mí-ahora-que-no-me-apetece-leer-nada-de-lo-que-tengo-en-casa-y-que-no-sea-novela-juvenil?", escuché algo sobre María Antonieta y un chip saltó en mi cabeza como un resorte. Realmente ¿cuánto hacía que no leía novela histórica? Así que era eso. Mi sequía lectora se debía entonces a no tener el género apropiado en casa. Quería leer sobre mascaradas, el amor cortés, traiciones, amores secretos. Quería leer novela histórica.

Al día siguiente fui derecha del trabajo a la librería y, después de pasar ni se sabe cuánto tiempo mirando novela histórica, me decidí por preguntar a la chica de la tienda que rondaba por esa sección. Cuando le dije lo que quería me dio La otra Bolena sin pensárselo dos veces y cuando lo cogí para ver cuál era y de qué iba... ¡Ay! ¡Me encantó la portada! Ese vestido de época. Esos encajes... (Está claro que yo tenía que haber vivido en otra época). Me gustó todo. La portada, Ana Bolena, su hermana "la otra Bolena", la corte, las traiciones... ¡Ése era el libro que estaba buscando! Y me lo llevé, claro que me lo llevé.

Es muy complicado, y a la vez muy sencillo, explicar la trama del libro. Si tuviera que hacer un resumen en línea y media diría:

Cuenta cómo Ana Bolena le quita a su hermana María el amor del rey Enrique, y cómo ése fue el principio del fin para ella.

Pero no puedo hacer eso. Resumir un libro de 684 páginas, -la historia de las hermanas Bolena-, en una línea y media sería algo muy triste y casi vergonzoso. ¿Con esto qué quiero decir? Pues ni más ni menos que os aconsejo que toméis un asiento cómodo porque este post puede alargarse hasta el infinito y más allá. (Desde este mismo momento pido perdón por la longitud de la reseña)

En esta novela los tres Bolena tienen mucho protagonismo. Ana, María y Jorge. Los tres tienen su forma de pensar y sus propias ideas sobre la vida, pero se dedican a obedecer las órdenes que la familia les da para posicionar bien sus apellidos. Me ha encantado la camaradería que hay entre los tres a pesar de las rivalidades.

María se casa con 12 años con William Carey pero no pasa mucho tiempo con él porque se convirte en la favorita del rey Enrique VIII en poco tiempo y tiene que dejar de lado a su marido en favor del rey. Él, el rey, casado con la reina Catalina, se encapricha de ella y ella, obedeciendo las órdenes de su familia, se convierte en su amante.

Su hermana Ana, recién llegada a la corte y muy a su pesar, no tiene más remedio que ser su dama de compañía y trabajar por y para ella para que consiga llegar a lo más alto y pueda beneficiar a su familia con tierras, títulos y fortunas.

Durante la primera parte del libro realmente parece que el rey está enamorado de María, a la cual llena de todo tipo de regalos. Todos, menos la reina Catalina, viven felices en la corte: comen, beben, bailan, se divierten... y se enamoran como si no hubiera un mañana. Los poemas de amor a las damas, el amor cortés, en definitiva todo lo que conlleva el tontear con unos y con otros, está a la orden del día y todo el mundo parece saber cuál es su lugar en la corte.

Enrique y María tienen dos hijos juntos: una niña de nombre Catalina y un niño llamado Enrique. Y es precisamente durante el tiempo que María pasa con su hijo después de darle a luz que el rey desvía su atención a Ana Bolena. La familia Bolena quiere estar en lo más alto y como ven que con María no lo van a conseguir a pesar de que le ha dado un varón al rey, le dicen a Ana que se meta por medio y trate, no ya de seducirlo, sino de hacerle pasar por el altar y convertirla en reina.

Cuando María vuelve a la corte ya no es la favorita de Enrique puesto que él sólo tiene ojos para su hermana y, aunque sigue siendo su amante, pronto se da cuenta de que todo ha cambiado y de que tiene que hacer por Ana lo mismo que su hermana hizo por ella cuando tuvo opción de llegar hasta el rey. Las tornas se cambian y entre Jorge y María se encargan de ayudar a Ana a ser siempre la más deseada por todos los hombres, la más hermosa y la más divertida. A su vez Jorge contrae matrimonio con Jane, una chica que no soporta, y en lugar de pasar las noches con ella las pasa en la habitación de sus hermanas bebiendo vino y conspirando con ellas para emparentar con el rey.

- Ya ves que seré reina -dijo Ana en tono soñador.
- Yo sere cuñado del rey de Inglaterra -dijo Jorge, como si a duras penas pudiera creerlo.
- ¿Y yo qué seré? -bufé. No sería la favorita del rey, no sería el centro de la corte. Perdería la situación por la que había trabajado siempre, desde que tenía doce años. Sería la ramera del año pasado.
- Serás mi dama de compañía -dijo Ana con dulzura-. Serás la otra Bolena.

He de decir que gracias a mi incultura he disfrutado del libro hasta la última página porque no tenía ni idea de cuál fue el final ni del rey Enrique VIII, ni de Ana Bolena, ni de ningún otro personaje de la historia. No estoy nada puesta en estos temas, y además soy terrible para retener fechas y nombres por lo que si alguna vez he sabido lo que pasaba, lo había olvidado.

Hay tres cosas que me han encantado del libro y que quiero destacar.

La primera es la relación que tienen los hermanos Bolena. Siempre juntos, apoyándose los unos a los otros, guardándose los secretos y conspirando juntos. Todos miran en la misma dirección y no hay nadie que se pueda entrometer en sus vidas. María y Ana nacen siendo rivales pero a pesar de eso siempre están la una para la otra. Se quieren y se odian. No pueden vivir juntas, pero tampoco separadas.

Volví sigilosamente a los aposentos de la reina. Ana estaba acurrucada frente al fuego con Jorge a su lado, sentados en la alfombra, como si ambos estuvieran muertos de frío, aunque las ventanas seguían abiertas, la noche era calurosa y el aire no movía las colgaduras.

-Vaya par de Bolenas -dije, entrando silenciosamente en la habitación.

Jorge se volvió, sacó un brazo y me hizo bajar junto a él para abrazarnos a ambas.

La segunda es el lenguaje utilizado. Me chiflan las conversaciones mantenidas entre las damas de la corte y los gentileshombres del rey. Las ironías, las chanzas, los juegos de palabras... Me parecen simplemente maravillosos.

La tercera y última es la determinación de María Bolena de hacer lo que realmente desea hacer en la vida. Casarse con el hombre que ama, cuidar de sus hijos, vivir fuera de la corte. En definitiva quiere tomar las riendas de su vida para ser feliz.

4 comentarios:

Shorby dijo...

No he oído a nadie hablar mal de este libro!!!

Me alegro que hayas salido de ese bache, ya tocaba jejejeje (a mí también me pasa a veces...).

Besotes!

Margari dijo...

Buena manera de salir de ese bajón lector. Y al final todo era por no tener el libro adecuado para el momento. Y desde luego me apunto este libro. Me has convencido totalmente con tu reseña. Y me has recordado que tengo un pelín abandonada la novela histórica, y mira que también me gusta.
Besotes!!!

Narayani dijo...

Shorby, entiendo que sólo hayas oído cosas buenas del libro :-) Si te gusta la novela histórica te lo recomiendo mucho.

Margari, ya nos contarás qué te ha parecido cuando lo leas :-)

Besos a las dos!!!

bibliobulimica dijo...

¡ay! una de mis escritoras preferidas sin duda...TODO lo que he leído de ella me ha encantado. ¡Que alegría saber que lo disfrutaste!
Ale.