¿No encuentras algo? Búscalo aquí

viernes, 4 de octubre de 2013

Encuéntrame en el Cupcake Café Jenny Colgan

La portada de este libro me llamó la atención nada más verla y al leer la sinopsis pensé que sería un libro ideal para cuando me apeteciera disfrutar y no pensar mucho. Tardé meses en comprarla y otros meses más en leerla, pero al final le he encontrado un hueco y tengo que decir que ha cumplido con su cometido de entretener.
 
Issy ve como su vida cambia radicalmente cuando se queda sin trabajo. La empresa inmobiliaria donde trabaja decide prescindir de ella y de sus servicios, y al mismo tiempo que se queda en el paro se queda también soltera. ¿El motivo? El que la despide es su "novio". Pongo la palabra novio entre comillas porque por lo que se nos cuenta de él nos damos cuenta de que no es eso exactamente, sino que se trata de un hombre egoísta que se siente cómodo con ella pero que insiste en llevar la relación en secreto.  Digamos que se avergüenza de ella. Así que ahí estamos, casi al comienzo del libro, con una Issy deprimida, soltera, en paro y venga a hacer pasteles y cupcakes, que son su pasión.
 
Al lado de su casa hay una tienda en alquiler y ella no puede evitar fantasear con la idea de crear su propio negocio: una cafetería donde vender sus pastelitos. La idea va tomando forma hasta que al final se lía la manta a la cabeza y se pone manos a la obra. El primer paso es ir al banco. Si ahí le dicen que no le financian el proyecto se acabó todo, pero Austin, el chico del banco no es capaz de darle una respuesta negativa así que comienzan una relación laboral que por momentos parece que puede acabar en algo más.
 
El amor de Issy por los pasteles y los dulces le viene de su abuelo, que siempre ha trabajado entre hornos, harina, huevos, mantequilla y azúcar. El abuelo Joe, que vemos cómo a pesar de sufrir una enfermedad tan terrible como es el Alzheimer, apoya a Issy dándole por escrito todas las recetas que recuerda y, precisamente con esas recetas se inician casi todos los capítulos del libro. Yo no voy a hacer ninguna a pesar de ser extremadamente golosa porque me parece que me empalagarían bastante, pero ahí están por si alguien quiere hacerlas (además avisan de que hacer cupcakes es exageradamente fácil)
 
Hay otros personajes importantes como Pearl, la chica que ayuda a Issy en la tienda desde el primer día; Caroline, una mujer pija que termina haciéndose un huequecito en la vida de la protagonista; y Helena, la mejor amiga de Issy.
 
El libro es ligero, a pesar de tener toneladas de azúcar y mantequilla, y se lee con facilidad. Me ha gustado y me ha entretenido, pero como suele pasarme en estos tipos de libros me habría cargado a la protagonista más de una vez. No sé por qué nos tienen que poner a las mujeres un poco de tontas en estas historias, tomando decisiones equivocadas y absurdas -que yo como lectora no comprendo- en algún punto de la novela. El final me parece un poco forzado, sobre todo porque ya estaba todo solucionado y en orden y de repente vienen con una historia que a mi entender no tiene mucho sentido (¿¿posibilidad de una segunda parte??)
 
En definitiva es un libro entretenido y dulce que hará las delicias de los más golosos.

8 comentarios:

Margari dijo...

No me gustan los dulces, así que me parece que en esta ocasión lo voy a dejar pasar...
Besotes!!

Tizire dijo...

Me atrajo mucho la portada de este libro en su momento, pero como no lo encontré en la biblioteca, lo he dejado pasar. Me parece una lectura ideal para despejarse de otras más densas, así que si lo consigo supongo que lo leeré. 1beso!

Lesincele dijo...

La tendré en cuenta para desconectar.
Un beso!

Goizeder Lamariano Martín dijo...

No conocía el libro, pero por lo que cuentas creo que puede gustarme, gracias por la recomendación. Muchos besos.

Carla dijo...

Lo tengo pendiente y esa mezcla de chick-lit con recetas de cupcake me atrae mucho. A ver cuando le hago un hueco.

Un beso!!

Nube Cleyra dijo...

A mi también me gustó, una lectura sencilla, dulce y agradable. Coincido con lo del final que también me pareció algo extraño. El otro día vi que la autora ha escrito un libro que se llama Navidad en el cupcake café, espero que no sea algo cogido con pinzas pero no se yo.
Besos!

Gustavo Hernández dijo...

La verdad es que he leído buenos comentarios sobre este libro, pero no creo que sea mi estilo de lectura.. Pero uno nunca sabe!!.. Muchos cariños
Atte
Gustavo.- :)

Shorby dijo...

Es lo que yo digo un libro piscinero, de los de vacaciones y para pensar poco =)
Lo tendré en cuenta, que de vez en cuando apetecen =)

Besotes