¿No encuentras algo? Búscalo aquí

viernes, 19 de febrero de 2016

Nadie sabía Áurea L. Lamela

No suelo leer novela negra, no sabría decir bien porqué, pero cuando lo hago lo disfruto mucho. Este libro lo tengo desde hace unos años esperando en la estantería y por fin le ha tocado el turno.

Una pareja encuentra el cadáver de un hombre enredado en unas ramas en el río Miño. Zalo Alonso, el nuevo inspector de policía, es el encargado de la investigación, y Carmela Archer, la nueva forense, se encargará de la identificación y de determinar las causas de la muerte. Sin embargo, viendo que la doctora tiene experiencia en la resolución de crímenes, Zalo le pide que colabore con ellos en la búsqueda del asesino.

No tardan en averiguar que el hombre era un enfermo que estaba ingresado en un centro psiquiátrico, pero no lo tendrán tan fácil para dar con el asesino. Muchas personas parecían tener razones para matarle tanto dentro como fuera del centro, pero nadie dice nada. Nadie sabía lo que pasaba allí. Zalo, su equipo, y Carmela van tirando del hilo, pero cuanto más tiran más se complica la cosa alrededor del muerto: tráfico de drogas, prostitución, corrupción en los cuerpos del orden. Todo esto sirve para rellenar  informes pero no para acercarse al asesino.

Por otro lado también tenemos conocimiento de una mujer que se despide de su familia a través de una carta diez años antes de que aparezca el cuerpo en el río. No aparece demasiado en la historia pero algo nos dice que puede estar relacionada de alguna manera con todo lo que pasa en el centro psiquiátrico. ¿Quién es esta mujer? Y, ¿por qué se marchó?

Me ha gustado como Áurea ha llevado la investigación aunque al final me pareció que había demasiados personajes involucrados en la historia y me hice un poco de lío. Aún así el final me ha gustado y he disfrutado mucho con toda la lectura. Los personajes principales me han gustado, sobre todo la forense, de la que me habría gustado que se contaran más cosas.

En resumen, la novela me ha gustado mucho. Siempre están pasando cosas y apareciendo nuevas pistas sobre el caso. Cuando te pones a leer es difícil decidir parar después, lo cual es un problema para las personas que leemos en la cama antes de dormir...

Él tenía los ojos clavados. Miraba con perplejidad. Ella gritó. Les pareció percibir unas formaciones óseas en el fondo de la bolsa que había formado aquella tela, tal vez las trizas de una camisa.

Después de este libro Áurea ha escrito otro libro con los mismos protagonistas que se llama Buena gente que seguro que caerá en algún momento.

Por último quiero dar las gracias a la autora por enviarme el libro. Lo he disfrutado mucho.

5 comentarios:

Margari dijo...

Pues lo tengo pendiente en la estantería desde hace tiempo también. Me has animado bastante para pillarlo prontito.
Besotes!!

Aurea Lopez Lamela dijo...

Muchas gracias, Estefanía. Me gusta mucho como lo expones y lo comentas. Un beso. Áurea.

Carmen Forján dijo...

No he leído nada de esta autora y siendo gallega y de Lugo además, le tengo un particular cariño a esta ciudad, tiene pecado. A ver si lo encuentro en mi librería.
Besines,

Carmen Forján dijo...

No he leído nada de esta autora y siendo gallega y de Lugo además, le tengo un particular cariño a esta ciudad, tiene pecado. A ver si lo encuentro en mi librería.
Besines,

Shorby dijo...

Pues pinta muy bien, no lo conocía y creo que me gustaría también =)

Besotes