¿No encuentras algo? Búscalo aquí

viernes, 9 de diciembre de 2016

El noviembre de Kate Mónica Gutiérrez

Antes incluso de saber que este libro se estaba escribiendo me encontré un día pensando: "A ver si Mónica-Serendipia saca pronto otra novela, que me apetece leer algo que me dé buen rollito" Y es que para mí sus novelas son sinónimo de cosas buenas, de no preocupaciones y de positivismo. No sé si habéis leído algo suyo o no, pero si no es así os recomiendo que lo hagáis cuando necesitéis una dosis de todo lo que he mencionado hace un momento.

Una oferta para colaborar en un programa radiofónico los viernes por la noche consigue sacar a Kate de su vida rutinaria. ¡Y eso que no le apetecía ir! El programa es el primer paso, pero después querrá hacer algo también con su trabajo, y más tarde intentará poner un poco de orden en su vida personal.

Don queda todos los viernes por la noche en el bar escondido para tomar unas pintas con sus amigos. Uno de esos viernes aparece Kate para hablar con el camarero, que es su amigo, y Don se queda prendado de ella así que se propone acercarse a ella como buenamente pueda.

La primera vez que vi a Kate fue en el bar escondido del Ambassador.
     Podrías suponer, lector, que me fijé en ella por lo guapa que era, por su pelo largo y suelto de color castaño y sus minifaldas de Lolita. Incorrecto. Fueron dos las cosas que me llamaron la atención de Kate: que al llegar se fue directa a la barra a hablar con Pierre y que no mirara a su alrededor, como si ignorara que todos estábamos conteniendo el aliento desde que la habíamos visto entrar.

La tormenta blanca está a punto de llegar a la ciudad y nadie parece tomar en serio las advertencias del compañero meteorólogo de Kate, así que cuando ésta llega, pilla a todo el mundo por sorpresa. Bueno, a todo el mundo no, porque el padre de Don está más que preparado y será el salvavidas de mucha gente.

Una de las mejores cosas de la novela para mí es la ambientación y la descripción que hace tanto de los lugares como de los olores y sabores. Parece que estemos dentro de la historia, viendo, oliendo y sintiendo. 

El libro está escrito a tres voces: Kate, Don y pequeños fragmentos de las memorias del meteorólogo, así que conocemos toda la historia en primera persona. De esta manera vamos conociendo poco a poco a todos los personajes, a cada cual más entrañable, y nos vamos acercando a sus miedos y a sus fantasmas.

Como ya he dicho al principio, recomiendo este libro para desconectar durante unas horas y volver a la vida con una sonrisa en los labios. Es perfecto para tardes de sofá y manta, ¿no os parece?



7 comentarios:

Mónica-serendipia dijo...

Ay, cómo me gusta que me estés esperando la próxima novela para contagiarte de buen rollito :-) Me encanta ser escritora de historias que aportan positivismo y sonrisas a los lectores. Muchísimas gracias por tus amables palabras, y por haberle dado una oportunidad a Kate y a Don. Un besazo.

Narayani dijo...

Me alegro de que te haya gustado la reseña :) ¡Gracias por seguir ofreciéndonos estas historias!

Un beso!

Margari dijo...

Qué bien nos lo hace pasar Mónica con sus historias! Y qué inolvidables son sus personajes!
Besotes!!!

Tizire dijo...

Le tengo muchas ganas a este libro; a ver si me lo traen los Reyes! 1beso!

Jesús dijo...

Voy a tener que incluir entre los propósitos lectores de 2017 descubrir las historias de Mónica. ¡Aún no conozco ninguna! "El noviembre de Kate" no pinta nada mal.

¡Besos!

La Reina Lectora dijo...

Holaaaaa, no puedo seguirte en el blog donde hablas de lecturas infantiles, pero te he seguido en los otros dos que tienes. ¡Bieeeeeeeeen!


Te espero en La Reina Lectora

Lesincele dijo...

Pues quiero leerlo pero aún tengo pendiente su segunda novela en el kindle, así que a ver si me pongo al día.
Un beso!