¿No encuentras algo? Búscalo aquí

viernes, 14 de abril de 2017

Lágrimas en el mar Ruta Sepetys

Este es sin duda una de las historias más duras que leeré este año. Es la segunda vez que leo a Ruta Sepetys y seguro que no será la última. "Entre tonos de gris" fue la primera novela que leí y me encantó. Se convirtió en una de mis favoritas y con ésta no ha conseguido la autora sino sumar otro título a esa misma lista.
Son cuatro los protagonistas que tiene este libro, aunque para mí hay uno que destaca sobre todos los demás, uno alrededor del cual parece que gira la historia, al menos para mí. Se trata de Joana, una chica lituana que, como el resto, está huyendo de los horrores de la guerra. Tiene conocimientos de enfermería, lo que la convierte en una persona muy útil.
La historia está contada por cuatro personas diferentes: Joana es una de ellas, claro, y los otros tres son: Florian, un soldado que parece esconder un secreto y del que no se fía nadie; Emilia, un chica polaca muy joven que viaja sola y embarazada. Su vida también es un misterio; y Alfred, un soldado alemán que es más cobarde de lo que quiere hacer ver al resto.
Todos tienen un objetivo común, que es salir de la guerra a un lugar en el que puedan vivir más tranquilos. Unos esperan reencontrarse con su familia en otro lugar, otros simplemente huir y empezar de cero porque atrás no dejan nada. Las guerras, ya sabéis, que no traen nada bueno, destrozan vidas y destruyen sueños.
Durante gran parte del libro los personajes caminan casi sin descansar, por el hielo y la nieve, esperando llegar a un barco que les saque de allí. Son un grupo bastante grande, pero por unos motivos o por otros va menguando. Al final los cuatro personajes principales coinciden en el Wilhelm Gustloff, lo que nos hará sufrir de lo lindo sabiendo cual fue el final del barco.
Como decía al principio de la reseña, es un libro que merece mucho la pena. Lo he sufrido, sí, no puedo decir lo contrario, pero también lo he disfrutado mucho. Hace unos años leí "Entre tonos de gris", que contaba otra parte de esta misma guerra y que también me dejó marcada. No os puedo contar la cantidad de veces que he citado una de las frases de ese libro, pero os aseguro que han sido muchas: “Andrius, tengo… tengo miedo” decía la protagonista de aquel libro. “No. No les des nada, Lina, ni siquiera tu miedo” contestaba el chico. Desde entonces he procurado no darle mi miedo a nadie y he pensado en esa conversación cada vez que podía sentir algo parecido al miedo. Esto es lo que tiene la pluma de Ruta Sepetys, que marca de una manera que duele, que se graba a fuego y que vuelve a tu mente una y otra vez.
Por supuesto recomiendo la lectura de los dos libros. "Entre tonos de gris" antes de "Lágrimas en el mar", aunque al no ser continuación uno del otro, ni contar la misma historia, se puede leer como se quiera…
Nos acercamos al oficial encargado del embarque con el niño perdido entre nosotros. El oficial se dirigió directamente al niño. Muy inteligente.
Los niños siempre se van de la lengua.

4 comentarios:

Margari dijo...

¿Y qué hago yo sin leer nada de la autora? Tengo que ponerle remedio!
Besotes!!!

Narayani dijo...

De verdad que son libros que recomiendo sin ningún miedo a equivocarme. Son duros, sí, pero cuentan historias reales (que no son casi conocidas) que merecen mucho la pena conocer.

Besos!

Lesincele dijo...

Opino como tu....sus dos mejores novelas (la otra me gustó menos) y lo que dices...es de las historias que consiguen marcarte
Me alegra que la hayas disfrutado!
Un beso!

Reich TheCure dijo...

¡Hola!
No he leído ninguno pero no los descarto, la verdad es que éste me ha llamado la atención.
¡Un saludoo!