¿No encuentras algo? Búscalo aquí

martes, 8 de diciembre de 2009

Drácula Bram Stoker

La cabeza del conde pasó por la ventana del piso inferior; sin ver su rostro, le reconocí por el cuello, por su espalda, por los ademanes de sus brazos. Además, aunque sólo fueran sus manos, que tantas veces había podido estudiar, no habría podido engañarme. Al principio me sentí interesado y un poco divertido, ya que se precisa muy poco para interesar y divertir a un hombre cuando está preso. Sin embargo, tales sentimientos no tardaron en convertirse en repulsión y asombro más espantoso cuando vi salir lentamente al conde por la ventana de su habitación, y arrastrarse por el muro del castillo, cabeza abajo. De este modo, descendió hacia el tenebroso abismo, con su capa desplegándose en torno suyo, como si fueran dos grandes alas.

Este párrafo pertenece al mismo tiempo a las primeras páginas del libro y a las últimas del Diario que Jonathan Harker lleva dentro del castillo del conde Drácula.

Cuando cogí el libro me extrañó que estuviera escrito a modo de Diario puesto que pensé que estaría narrado en tercera persona y que contaría una historia; más concretamente, pensé que contaría en tercera persona la historia del mismisimo conde Drácula. Cuan grande fue mi sorpresa cuando me di cuenta de que no sólo no era de ese modo como estaba escrito, sino que en ningún momento se hace referencia a su historia de forma directa. El libro entero es un Diario, primeramente de Jonathan Harker y más tarde de otros muchos personajes entre los que no se encuentra el conde Drácula. Este último no escribe en ningún momento sus pensamientos, sino que son los demás personajes los que hacen referencia a él.

¿Alguien a parte de mi madre y una servidora veía la serie Life? Mucho me temo que la respuesta es un "no" casi rotundo. Pues bien, os haré un breve resumen para que sepais de lo que trata. Un policía ha pasado varios años en la cárcel acusado de un crimen que no cometió y por el que terminan indemnizándole con un montón de millones a parte de darle un mejor puesto en la policía. Ahora investiga crímenes y ayuda a encontrar a los malos, por así decir. A lo largo del capítulo siempre aparece gente contando cosas del protagonista sobre su forma de ser, sobre la relación que tenían con él antes de que se le condenara o sobre cómo le afectan las cosas tras haber salido de la cárcel. Él, Charlie Crews, no se contenta con haber salido, sino que quiere hacer justicia y encontrar a la persona que le metió en la cárcel, por lo que a parte de resolver el caso que le toca en cada capítulo, va buscando información para resolver de forma personal su caso particular. Entre lo que dicen unos y otros a lo largo del capítulo es fácil hilar las ideas para saber qué va a pasar, cómo va actuar el protagonista.

Llegados a este punto supongo que muchos de vosotros os estaréis preguntando qué tiene esto que ver con Drácula. Pues bien, la respuesta es sencilla: todo y nada. La máxima de Charlie Crews es: Todo está conectado. Pues bien, esto mismo es lo que pasa en Drácula. Gracias a lo que unos y otros van escribiendo en sus respectivos Diarios, son capaces de poner en orden sus ideas y sus vivencias. Cuando, además, deciden poner todos los Diarios en orden cronológico para poder estudiar todos los hechos juntos se dan cuenta de cuáles son las opciones para poder vencer al conde.

Cuando me di cuenta de que el libro era un Diario gigante me dio miedo no encontrar demasiadas conversaciones que pudieran hacerme más amena la lectura. Y es que los libros en los que hay mucho texto explicativo, descriptivo o como queráis llamarlo, muchas veces se me atasca y me cuesta terminar de leerlo. Sin embargo aunque esperaba algo completamente distinto de la famosa historia del conde Drácula no me ha defraudado en absoluto y me ha enganchado desde el primer momento. Me ha gustado mucho todo: la historia, la forma en que está escrito, los personajes y por supuesto la manera en que todo está conectado.

Para mí un Diario es algo importante, por eso cuando acabé el libro y vi que había varias hojas completamente en blanco me dio la sensanción de que estaban ahí sólo para mí. Como si pudiera, en caso necesario, continuar con la historia en esas hojas vacías de anécdotas, vivencias e historias en general... No sé cómo explicarlo, pero me dio la sensación de que pudiera haber un final alternativo y que yo tuviera la obligación de escribir todo lo que pasa.

Cuando terminé la saga Crepúsculo me quedé con ganas de leer algo más sobre vampiros puesto que esta saga la considero más de amor que otra cosa. Así que, ¿qué mejor que Drácula para hacerme una idea de si me gustan o no este tipo de novelas? Nocturna se adelantó a la obra de Stoker simplemente porque el argumento me llamó más la atención. Pero finalmente le ha llegado el momento; justo cuando tenía que ser leída.

Ahora que he leído todo cuanto ha caído en mis manos sobre vampiros hasta la fecha puedo decir lo siguente:
- Crepúsculo me gustó como historia de amor;
- Nocturna me gustó como historia de terror;
- Y Drácula me ha gustado como historia de vampiros.

4 comentarios:

Eva dijo...

Drácula es la mejor historia de vampiros que se ha escrito y que se escribirá nunca y lo digo yo que la leí en su idioma original y aún enterendome de la misa la media me dió miedo.
Yo soy una de esas que ven LIFE, no sois las únicas tú y tu madre jijiji.
Un besote.

Narayani dijo...

Pues siento darte la mala noticia de que ya no se van a grabar más temporadas... según parece no ha tenido mucho tirón en EEUU. Una pena

Kaia dijo...

Yo también veía Life.
¿En serio no se van a grabar más? Maldición.

Emilia dijo...

Genial concuerdo contigo en algo Dracula es LA MEJOR HISTORIA DE VAMPIROS.

Como dato extra yo tambien veia una serie de Igual nombre llamada Life(Nada que ver con la que tu mencionas pero ya la cheque y esta genial ;)