¿No encuentras algo? Búscalo aquí

lunes, 19 de noviembre de 2012

El despertar Silvia G. Guirado y Marta García Pérez

Primero, sintió que un sueño
crecía en su interior.

Después, cuando tomó la decisión,
percibió el miedo en su corazón.

Y, finalmente, llegó el salto a la oscuridad
 y una nueva oportunidad.

Así nacen los cambios.
Así nacen las grandes cosas.

Estas son las primeras palabras que aparecen en El despertar, y a mí ya me dieron en qué pensar. 

Es curioso ver que muchas veces nos rebelamos contra todo lo que nos rodea: el sistema, los políticos, los jefes, los amigos, y sin embargo no somos capaces de rebelarnos contra nosotros mismos. Sabemos que queremos un cambio pero el miedo nos hace mantenernos donde estamos. Seguir a las masas y rebelarse contra lo mismo que el resto del mundo es relativamente fácil, pero ¿rebelarte contra tu propia vida? Ay, amigos, eso es más difícil. Mucho más difícil.

En El despertar nos encontramos con Bella y Griselda, dos princesas encerradas en un cuento en el que no quieren estar porque ya saben cómo acabará su historia. Ellas no quieren vivir una vida de cuento donde tengan que casarse con un príncipe azul y vivir felices en su burbuja. Quieren salir y conocer mundo, decidir por ellas mismas hacia donde dirigirse, en definitiva, quieren tener una vida, así que con la ayuda de algunas triquiñuelas convencen a su escritor para que las deje salir a Mundo Real por un tiempo. Sin embargo una vez aquí se dan cuenta de que las cosas no son como ellas habían imaginado. La gente no las presta atención porque están concentrados en hacer lo que se les ha dicho que hagan. Se mueven todos con el mismo horario, hacen las mismas cosas y van todos en la misma dirección, una especie de bucle en el que la imaginación no tiene cabida y donde nadie se atreve a saltarse las normas. Como comprenderéis, queridos amigos, esto confunde sobremanera a las dos princesas que en un primer momento están tentadas a volver a su cuento. 


Las dos princesas tienen personalidades muy distintas, como ya os mostré en esta entrada, pero se compenetran muy bien. Se quieren mucho, se protegen y se animan a seguir adelante la una a la otra. 


Al principio vemos que se conocen muy bien la una a la otra y según avanza la historia vamos viendo que poco a poco se van conociendo mejor a ellas mismas. Vamos siendo testigos de su despertar.

A lo largo de la historia nos encontramos con algunas menciones a personajes de los otros cuentos, pero lo que más gracia me hizo fue ver que las propias Silvia y Marta, autora e ilustradora del libro, también aparecen en un momento dado. Me pareció genial.

El libro es una maravilla. Es una historia fácil de leer y con moraleja y las ilustraciones son un regalo para la vista (no tenéis más que verlas en esta entrada) sin embargo le encuentro dos peros: el primero es la longitud de la historia, y es que me da la sensación de que las cosas, sobre todo hacia el final del libro, pasan a una velocidad de vértigo. He echado de menos un poco más de acción en casa de Bastián, un hombrecito muy sabio, y me habría gustado que se alargara un poco la historia allí; el segundo pero que le pongo al libro es la cantidad de ilustraciones, y es que hay páginas en las que no aparece ninguna. Ya os digo que son una preciosidad, pero me habría encantado que hubiera más. Tantas como en La inspiración dormida, por ejemplo, que había una por cada página, pero a parte de estas dos cositas, el libro me ha encantado.


En resumen, el libro, si lo lees con los ojos de quien quiere aprender algo, sirve para darse cuenta de que hay cosas que solo dependen de nosotros mismos para que cambien. Que hay que ser valientes y dar el paso. No siempre será fácil hacerlo, pero al final las cosas terminan saliendo bien aunque no sea el final que todo el mundo espera. Será, queridos amigos, el que nosotros hayamos pensado para nosotros mismos.



14 comentarios:

Offuscatio dijo...

Me parece que la historia presenta una moraleja muy adecuada a los días de hoy, en los que la oscuridad insiste en robarle el protagonismo a los luminosos rayos de sol. Gracias por compartirlo.

Shorby dijo...

Qué ganillas de leerlo!! =)

Besotes

Laura dijo...

Qué ganas de leerlo!!!
Me encantan las ilustraciones!!!
Besos!!!

Margari dijo...

Lo tengo en casita esperando turno. Pero no le quedan ya muchos libros por delante. Y con las ganitas que le tengo...
Besotes!!!

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo...

Preciosa reseña para este libro tan bonito, y me alegra que indiques también sus peros. Un beso

Lady Boheme dijo...

¡Quiero leerlo! Entre el argumento, lo bien que lo pones y lo preciosos que son los dibujos… A ver si me hago con él :P
¡Besos!

Narayani dijo...

Offuscatio, ya lo creo. Tenemos que ver la luz YA! :-)

Shorby, Laura, seguro que os gusta!

Margari, ya nos contarás. Espero que lo disfrutes (y también los otros que son preciosos también)

Marilú, es que son peros muuuuuy grandes :-p En serio, me habría gustado que se desarrollara un poco más la historia y haber visto más ilustraciones.

Lady Boheme, ya verás como no te arrepientes ;-)

Besos a todos!

Meg dijo...

Preciosa reseña y preciosa moraleja. De momento no puedo hacerme con él, pero no lo descarto estas navidades :-) Un besote!

Carmen dijo...

No me tocó, desgraciadamente, en tu sorteo pero tengo que hacerme con él...
Besines,

mientrasleo dijo...

Pues me gusta mucho el libro que nos traes y las ilustraciones son preciosas. Tendré que buscarlo.
Besos

Gijón dijo...

Uy, tiene muy buena pinta! Me quedé con las ganas de leerlo cuando lo sorteaste, así que puede que se lo pida a los Reyes Magos.
Un abrazo!

Icíar dijo...

Yo también encuentro que es una pqreciosidad, y en estos casos qunque vengan con moraleja no me importa. El texto que has seleccionado me gusta también.

Narayani dijo...

Carmen, es que había mucha gente que quería que le tocara, jaja.

Mientrasleo, espero que te guste también.

Gijón, si has sido buena seguro que te lo traen ;-)

Icíar, a mí me gusta cuando vienen con moraleja. Creo que siempre se puede aprender algo de las historias que leemos...

Besos!!

bibliobulimica dijo...

ayyy ¡lo quiero YA! ¡Que ilustraciones tan bonitas! espero encontrarlo por acá ¡gracias Narayani!