¿No encuentras algo? Búscalo aquí

sábado, 30 de mayo de 2020

Tradiciones en la Feria del Libro de Madrid

Sí, no me he vuelto loca. Sé que no hay Feria del Libro esta primavera, pero como me habría encantado que hubiera vengo con un pequeño homenaje con mi experiencia personal y mis tradiciones.

Ayer le decía a unas amigas que seguro que de aquí a tres semanas ha llovido, mínimo, una vez, y es que parte de la tradición de la Feria consiste en cobijarse dentro de las casetas para librarse de algún chaparrón. También esperamos, si se cumplen todas las tradiciones, que haga días de mucho calor estos días.

Montaje de la FLM
 
Desde que soy tía (ocho años ya) he intentado inculcar a los peques mi amor por los libros y por la Feria. Reconozco que por ahora prefieren pararse en los parques que encontramos de camino a las casetas, pero aún así, cada año les llevo para que vivan la experiencia de estar rodeados de libros, librerías y editoriales. Entramos a ver cuentacuentos y compramos algún libro que les guste. 

Hace dos años fui yo sola con los dos. Hay gente que piensa que soy valiente por llevármelos donde hay tanta gente, pero a mí nunca me ha dado miedo perderles. En cualquier caso llevaban, desde que salieron de su casa, mi número de teléfono escrito en el brazo por si se perdían. Paseamos por el Retiro y paramos en todos los parques a jugar, así que cuando llegamos a la calle de las casetas ya había bastante gente comprando y paseando por allí. Nos plantamos en mitad de la calle con casetas a ambos lados y miramos hacia el fondo. No se veía el final de las casetas, pero sí mucha gente. Víctor (por entonces tenía 4 años recién cumplidos) vio lo mismo que yo: que era muy fácil perderse. No me dijo nada, pero vi cómo levantaba la manga de su camiseta, miraba el teléfono que tenía escrito en el brazo y, con un leve asentimiento de cabeza, confirmó que todavía se veían bien los números antes de echar a correr con su hermano. Esa anécdota se me quedó grabada en la memoria.  

Una de mis tradiciones es ir en diario, cuando sé que no hay demasiada gente, para poder mirar y comprar a gusto. Los fines de semana están bien si vas pronto por la mañana, pero si vas por la tarde es una muerte a pellizcos. Sí, lo confieso, no me gusta ir a comprar a la Feria con aglomeraciones. El problema es que es cuando hay más autores firmando y claro, la gente va a hacer cola durante horas para conseguir una firma. Alguna vez lo he hecho, pero no demasiadas. Normalmente las firmas que me llevo a casa no me llevan más de unos minutos de espera. Además, las colas más largas los últimos años (quitando algunos autores extranjeros que no se dejan ver por nuestro país muy a menudo) son las de los Youtubers y gente de la tele y estos no me interesan tanto. No lo entiendo mucho, además, aunque lo respeto. 

Otra de mis tradiciones es pasar por la caseta de Libros del Asteroide. Me gusta ver sus libros, con sus portadas multicolores y sus títulos largos y sugerentes y rara es la ocasión que no me lleve nada. 

La última de mis tradiciones es comprar un libro que no lleve apuntado y que sea desconocido para mí. Ese siempre se viene firmado por el autor. El año pasado me ocurrió algo muy curioso con la compra impulsiva como yo la llamo, y es que vi un libro junto a su autor (Volverás a llamar un domingo por la tarde), lo compré, me lo firmó y me marché. El lunes por la mañana me enteré de que el autor es un compañero de trabajo. En mi defensa diré que somos 1.000 personas trabajando juntas y no puedo conocer a todas. 

En fin, que voy a echar de menos todas estas cosas este año. La Feria ha pasado a ser en otoño, aunque yo todavía dudo que se pueda hacer. Ojalá me equivoque. Mientras tanto, disfrutemos de los libros que tenemos todavía por casa sin leer o salgamos a comprar a las librerías. Yo estoy haciendo ambas cosas. Y las seguiré haciendo, seguro. 

9 comentarios:

~ Nora ~ dijo...

Hola!!!! Aquí en donde vivo la feria del libro es en Octubre y espero que para ese tiempo ya no exista lo de la contingencia porque el año pasado por cuestiones familiares me la perdí y la espero con muchas ansias este yo soy maestra soy de las que enseña a leer a los niños así que ya veras mi emoción cuando logro que tomen un libro y lo lean por su cuenta.
Me quedo por tu blog. Besos

Rachelín The Cure dijo...

¡Hola!
Me ha encantado tu entrada. Qué raro se me hace que no haya feria hasta octubre, lo que me raya un poco, porque en octubre es la del libro viejo y de ocasión de Recoletos, qué harán, la primera quincena para una y la segunda para la otra, las dos a la vez o atrasarán aún más la de octubre, que es mi favorita. Ay, la vida.
Recuerdo la pedazo de cola que hubo el año pasado por Camilla Läckberg y algún que otro youtuber. Si es que por mi curro, me toca fin de semana sí o sí. Lo bueno es que conocía a Emilio Bueso y me pillé su segunda parte de la trilogía Los ojos bizcos del sol firmada^^
Y vi de lejos Santiago Lorenzo, que justo el finde anterior me había leído su Los asquerosos. Joe, qué ganas de volver.
Y sí, también me pilló la lluvia jajaj
¡Un saludoo!

Lonely Books Club dijo...

¡Hola! Llevo tantos años yendo a la FLM que pensar en que este año no se va a poder celebrar me da muchísima pena. Sé que al final han decidido pasarla a octubre, pero no creo que vaya a ser lo mismo. Yo también soy de las que prefiere ir en diario, especialmente por la mañana, que no suele haber nadie, aunque sí que es verdad que alguna vez me ha tocado ir en fin de semana porque había algún autor que me interesaba que me firmara que coincidía ese día. Yo creo que mi única tradición es pasar todos los años por la caseta de Anagrama, ya que es una de mis editoriales favoritas.

¡Nos leemos!

Isi dijo...

Fíjate que yo nunca he ido a la feria de Madrid, pero me encanta ver mis redes sociales llenitas de fotos de la feria, de las amigas blogueras que vais y compartís el momento de la firma con los autores, o la cantidad de libros que os compráis... me hace sentir un poco parte de esa "fiesta literaria" a mí también.
Algún año me animaré a ir, aunque confieso que las aglomeraciones me asustan un poco, y más en un sitio tan nuevo y desconocido jeje. Pero sé que iré.
Me ha gustado mucho la tradición con los sobris, y lo de apuntares el teléfono... Yo no tengo hijos ni sobrinos, pero vamos, con lo miedica que soy, seguro que les pondría una correa jajaja.
En fin, espero que en otoño podáis disfrutar de la feria. A mí me parece la época ideal, lo prefiero a la primavera. Aquí tenemos en otoño la feria de libros de segunda mano, y es mi favorita jiji.

Margari dijo...

Cuando mi hija era pequeña siempre iba con ella a la feria del libro. Y hasta hace bien poquito ha venido conmigo. Ya estamos en la edad del pavo y ya es imposible. Ahora estamos en la edad de no quiero leer nada. En fin, espero que cuando pase estos añitos vuelva a cogerle el gustito a la lectura.
Y algún año tengo que ir a la feria del libro de Madrid. ¡Y poder quedar para conocerte en persona! A ver si la cosa mejora y se puede celebrar en octubre. Va a ser raro, sí, pero va a ser de mucha ayuda para este sector.
Besotes!!!

Rosa Berros Canuria dijo...

Solo he estado una vez en la feria del libro de Madrid. Fue una experiencia muy grata. hacía tiempo que tenía ganas porque lo veía en la televisión y me atraía mucho. Fue un día de mucho calor y, efectivamente, en la cola más larga que vi el que firmaba era un youtuber y estaba lleno de adolescentes chillones. Yo tampoco lo entiendo.
Como tú, dudo que se pueda realizar en octubre la feria.
Un beso.

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Durante los cinco años que vivimos en Madrid, nunca faltamos a la Feria del Libro. Nos encantaba ir. Recuerdo especialmente el año en el que al lado de las casetas, sentados en un banco de El Retiro, le hice una entrevista a Javier Sierra. Yo asocio esos días con muchísimo calor, nunca me tocó chaparrón. Para que no se te pierdan los peques, para otoño cómprales a tus sobris pulseras con los números de teléfono, vienen genial. Muchos besos.

mar dijo...

Hola, me ha encantado la entrada. Yo en la feria del libro de Madrid nunca he estado. Pero tengo muy buenos recuerdos de la Semana Negra de Gijon, a la que voy todos los años. Este año la celebran en Julio, como siempre, pero no se celebrará al aire libre, sino en salones de los centros municipales y con aforo limitado. Va a ser totalmente diferente y no se como resultará. Besinos.

Narayani dijo...

Muchas gracias a todas por los comentarios. Me encanta conocer vuestras anécdotas de esta y otras Ferias. :) Gracias por compartirlas con nosotros.

@Margari, estás más que invitada a venir. :) A mí también me encantaría ponernos cara. :)

¡Besos para todas!