¿No encuentras algo? Búscalo aquí

lunes, 16 de septiembre de 2013

Luz de libertad Ismael Cruceta

Mi historia con Ismael Cruceta ha sido cuando menos curiosa y es que estaba claro que sí o sí nuestros caminos se tenían que cruzar en algún momento. Primero fue mi primo que, después de ver un comentario mío en el blog de Ismael se dio cuenta de que nos conocía a los dos. A Ismael por haber trabajado con él, y a mí por ser su prima, obviamente.

Un comentario en Twitter sobre un temblor en Santiago de Chile llevó a Ismael a escribirme y a decirme que en junio estaría en Santiago unos días, asi que no tuvimos más remedio que quedar, claro. ¿Y de qué me enteré cuando nos vimos? Pues que se iba a Bolivia a trabajar en una ONG a trabajar con mi vecino de toda la vida, Pablo Cerezal, también escritor por cierto.

El caso es que Luz de libertad era uno de esos libros que sabía que tenía que leer tarde o temprano y tanta coincidencia al final ha hecho que me decidiera a hacerlo justo ahora.

El protagonista de la historia es Julio Silva un actor al que el éxito le llega justo cuando está empezando la carrera de arte dramático gracias a Ramón Sánchez, su representante primero y mejor amigo después. Es un gran actor y despunta sobre sus compañeros desde el principio.

Los grandes amores de Julio son Irene Chantal, su novia desde el primer año de carrera, y el cine, y llega un momento que uno y otro son incompatibles. Y es una pena porque los dos se quieren mucho, pero cuando no se puede, no se puede. Ella se marcha lejos, muy lejos, y él se centra en su carrera, viajando de un lado a otro, siempre acompañado de Ramón y siempre triste y sabiendo que le falta algo que sólo consiguió estando junto a Irene.

Conocemos a un Julio adicto al tabaco y buen amigo del whisky, triunfador y guaperas que podría tenerlo todo pero realmente a la hora da la verdad no tiene nada más que a su representante.

Sufrimos con él cuando pierde a sus padres y conocemos la relación que tiene, que tenía y que le habría gustado tener con ellos.
 
Algo con lo que me siento identificada con el prota es que adora Madrid. Le encanta. Y a mí me pasa algo parecido. Es mi ciudad, ¿qué voy a decir de ella? Madrid está muy presente en la novela y eso me ha gustado mucho.
 
El libro me ha gustado y me ha sorprendido. Quizás el final no lo veo muy creíble (o quizá demasiado creíble, no lo sé) y es que en la última parte del libro la historia da un giro tan grande que deja al lector pensando: ¡JO-DER! Y no, no lo voy a contar y no voy a dar pistas de lo que pasa pero os aseguro que no os dejará indiferente.

El principio del libro se me hizo un poco lento, pero en cuanto se hubieron presentado todos los personajes comenzó a tener, para mí, un ritmo mucho más animado. Realmente es una novela que leí en muy pocos días.

El libro sé que está en edición de papel, pero yo he leído la digital aprovechando que tiene un precio inferior a 1€ en Amazon. AQUÍ.
 
----------
 
¿No os parece de coña que hayamos tenido que conocernos a 10.000 km de casa? Será que cuando vivíamos en Madrid no teníamos tiempo...

12 comentarios:

Norah Bennett dijo...

Qué bonita vuestra historia y sí, menudas vueltas da la vida y le destino cuando se empeña en algo. Bueno, de la novela ese giro final tan descabellado no sé, prefiero las que sin que te des cuenta te van llevando. Aunque algo puedo intuir, tanto tiempo juntos y solos....
Besos

Narayani dijo...

Ni te lo imaginas Norah, jajaja. Es un giro inesperado pero que no aparece de repente (no sé explicarme mejor sin contar nada, lo siento) Lo que quiero decir es que no se saca el giro inesperado de la manga sino que tiene coherencia con lo que pasa en la novela...

Besos!

Margari dijo...

Cuántas coincidencias en vuestra historia! Y tengo ganas de estrenarme con Ismael. A ver cuándo me animo de una vez, que veo que te ha convencido y has disfrutado mucho con su novela.
Besotes!!!

Meg dijo...

Me lo apunto, llevo tiempo queriendo leer sus trabajos, y no tengo perdón, tengo abandonado hasta su blog. Un besote!

Meg dijo...

Lo olvidaba, y si habla tanto de Madrid...Nunca me canso de ir, me escapo siempre que puedo, hay tanto que ver!!!

Tizire dijo...

Cuántas casualidades te unen a Ismael! Yo todavía no he leído nada suyo, pero por falta de ganas no es, te lo aseguro. Esta creo que es la primera reseña que leo de Luz de libertad y lo que has dicho del final ha despertado mi curiosidad... 1beso!

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo...

Es otro de esos libros que tenía pendientes, hace poco lo compré en Amazon, espero leerlo. Por cierto, vaya cúmulo de casualidades, es que la vida es un pañuelo!!! :)
Un beso

Unknown dijo...

Totalmente de acuerdo con la reseña. El libro esta muy bien y merece la pena leerlo. Y no lo digo por ser el primo ni el compañero de trabajo (que lo soy), realmente me engancho como hacia tiempo que no lo hacia un libro, a pesar de ser de una tematica totalmente distinta a mi biblioteca particular.
Un abrazo.

Narayani dijo...

Meg, el prota está enamorado de Madrid pero no está todo el tiempo describiendo la ciudad, eh? No vayas buscando eso que la novela va de otra cosa :-p

Señor Unknown, qué casualidad que los dos hemos leído el libro al mismo tiempo (sin haber quedado) Qué pena que no saliera un Darth Vader por medio de la novela, eh? :-p

Besos a todos y gracias por los comentarios!

Goizeder Lamariano Martín dijo...

¡Qué pequeño es el mundo y qué coincidencias! Me ha gustado mucho tu reseña, la novela de Ismael, tanto esta como La lágrima de la India, me encantó, es un gran escritor al que tengo la suerte de tener entre mis amigos. Un abrazo muy fuerte guapa.

Shorby dijo...

Jajajaja me ha encantado la reseña!!
Qué cosas!! =)

Besotes

Margaramon dijo...

Tengo la novela en el lector, a ver cuando puedo descubrir la prosa de Ismael. Lo importante es conocerse ya sea en la propia ciudad o a miles de kilómetros.
Besos