¿No encuentras algo? Búscalo aquí

domingo, 21 de agosto de 2011

El cuaderno de Maya Isabel Allende

No conocía a Isabel Allende nada más que de oídas hasta que leí La isla bajo el mar. Bueno, con eso de que no la conocía quiero decir que no había leído nada suyo, claro. El caso es que me gustó su manera de escribir y me dije que leería más novelas escritas por ella.

Aún no me ha dado por rescatar su obra completa, pero cuando vi su nueva novela no me pude resistir. ¡Qué buena pinta tenía! Me encantó la portada y también el título, así que no pasó mucho tiempo hasta que me hice con ella. El otro día nada más terminar El síndrome de Mozart mis ojos se clavaron directamente en El cuaderno de Maya. No sabía aún qué libro iba a leer después, pero una vez que lo vi esperando en la estantería no lo dudé. Iba a ser ése.

El libro comienza de esta manera:

Hace una semana, mi abuela me abrazó sin lágrimas en el aeropuerto de San Francisco y me repitió que, si en algo valoraba mi existencia, no me comunicara con nadie conocido hasta que tuviéramos la certeza de que mis enemigos ya no me buscaban. Mi Nini es paranoica, como son los habitantes de la República Popular Independiente de Berkeley, a quienes persiguen el gobierno y los extraterrestres, pero en mi caso no exageraba: toda medida de precaución es poca. Me entregó un cuaderno de cien hojas para que llevara un diario de vida, como hice desde los ocho años hasta los quince, cuando se me torció el destino. "Vas a tener tiempo de aburrirte, Maya. Aprovecha para escribir las tonterías monumentales que has cometido, a ver si les tomas el peso", me dijo.

Y sí, la verdad es que Maya Vidal comete error tras error desde que cumple los quince años. Justo a esa edad es cuando fallece su Popo (abuelo) al que estaba muy unida, y se siente tan abandonada en ese momento que opta por tirar la toalla y refugiarse en compañías que no le hacen ningún bien. Lo que al principio es un juego para ella se va tornando en un asunto mucho más peligroso del que no le será tan fácil salir como le resulta entrar. Vemos, durante el transcurso de la historia, una Maya consumida por las drogas, enganchada de tal forma que no duda en recurrir a cualquier cosa para conseguir un poco de lo que sea. Vemos una Maya a la que todo parece salirle mal, pero que en el fondo sólo son las consecuencias de sus decisiones. Puede que haya ciertas cosas que le pasan que ella no puede evitar, pero la mayoría se las "busca" ella sola.

Sin embargo Maya se equivoca pensando que está haciendo lo correcto y por eso sufres cuando ella sufre, porque no ves maldad en sus actos.

"Esta Maya me ha hecho sufrir más que ningún otro de mis personajes. En algunas escenas le habría dado unas cachetadas para hacerla entrar en razón, y en otras la habría envuelto en un apretado abrazo para protegerla del mundo y de su propio corazón atolondrado."

Estas palabras las firma Isabel Allende y no se me ocurre nada mejor para describir lo que se siente por Maya mientras estás dentro de la historia. Podría dar más vueltas y explayarme, pero sólo conseguiría decir lo mismo con otras palabras. Y es que Maya es una niña que se hace querer y, aunque pasa un tiempo cometiendo errores en su vida, también sabe aprovechar la segunda oportunidad que le da la vida.

Maya Vidal es una niña que se ha criado con su Nini y su Popo desde que era un bebé. Al morir su Popo y torcerse tanto las cosas son su Nini y su padre quienes toman las riendas de su vida y la envían a una pequeña isla de Chile para que pueda escapar de las personas que la están persiguiendo (no daré muchos detalles para no desvelar nada pero se mete mucho en el mundo de las drogas y eso ya sabemos que siempre trae problemas) Allí tendrá que compartir casa y vida con Manuel Arias, un amigo de su abuela que la acoge en su pequeño hogar sin puertas. Poco a poco Maya y Manuel se van tomando cariño y ella pronto se dará cuenta de todo lo bueno que tiene para ofrecer no sólo la gente de Chiloé, sino también la propia isla. Se va dando cuenta de sus errores y trata de enmendarlos dándole a Manuel y a los demás vecinos todo su cariño y simpatía.

El libro está escrito a modo de diario de vida en el que Maya va escribiendo todo. A veces te habla del presente en la isla de Chile, y a veces te cuenta lo que hizo en California y Las Vegas donde se metió en líos por culpa de la droga. A pesar de que pueda parecer un poco lío así contado me ha parecido fácil de seguir.

La relación de Maya con Manuel Arias es la que más me ha gustado. Me ha parecido tierna, divertida y emotiva.

El final del libro no me ha gustado demasiado por ser predecible... Pero vamos, que es un punto insignificante. El cuaderno de Maya me ha gustado mucho.

10 comentarios:

LAKY dijo...

A mí Isabel Allende me encanta. He leído casi todos sus libros, salvo éste, que, eso sí, tengo apuntado en mi interminable lista. Aunque a mí la portada no me gusta nada...

Libros Que Voy Leyendo dijo...

A mi me gustó, aunque reconozco que en ocasiones resulta predecible. Fantásticas las descripciones

Un beso
Lourdes

Margari dijo...

Isabel Allende es de las autoras que tengo pendiente de hace mucho tiempo. Me leí La casa de los espíritus que me encantó, pero luego no he vuelto a animarme. Siempre tengo libros para leer y no termino de encontrarle su hueco. Pero me ha gustado mucho lo que has contado del libro, y a pesar de que sea predecible, creo que voy a animarme con éste próximamente. No digo cuándo porque luego me pillo los dedos.
Besotes!!!

Shorby dijo...

No me termina de llamar por la portada, que no me convence demasiado. Sin embargo cuando leo vuestras reseñas (que generalmente lo ponéis bastante bien), me dan ganas de leerlo.
Ya veré qué hago al final =)

Besotess

Tatty dijo...

Lo tengo en mi lista de pendientes desde que salió, me encanta esta autora! Y coincido contigo, la portada me gusta mucho, no es porque la imagen sea bonita pero atrae mucho
un beso!

Narayani dijo...

Laky, seguro que te gusta si te gusta tanto Isabel Allende. Y sí, mi lista de libros pendientes también es interminable, jeje. Habrá que tomárselo con calma...

Lourdes, creo que no habías pasado antes por mi blog, así que ¡bienvenida! :-) Ahora estoy cotilleando por tu blog un poco.

Margari, hay algunas cosas predecibles pero para nada estropea el libro. Te lo recomiendo mucho. Creo que te puede gustar :-)

Shorby, ya nos contarás qué te parece cuando te decidas. Ah, si le quitas la cubre-portada (o como se llame que ahora no me sale el nombre) el libro es azul liso. No tendrás que ver la portada si no te gusta :-p

Tatty, te digo igual que a Laky. Si te gusta Isabel Allende te gustará este libro. Ya nos contarás!

Besos a todas!! y feliz comienzo de semana!

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Aunque de Isabel Allende sólo he leído La casa de los espíritus y Paula desde que fui a la presentación de este libro en Madrid y escuché a la autora hablar de él tengo muchísimas ganas de leerlo. Me alegro de que lo hayas disfrutado tanto. Muchos besos.

Narayani dijo...

Yo estuve a punto de ir a la feria del libro para que me lo firmara, pero al final no pude. Me habría gustado verla en persona.

Un beso!

Margaramon dijo...

Me apetece mucho este libro. Isabel Allende es una de mis escritoras favoritas, a pesar de que me quedan bastantes libros suyos por leer. Me alegro que te haya gustado. Besos

Narayani dijo...

A mí también me quedan muchos libros por leer de ella, pero me lo tomaré con calma. Será por tiempo para leer :-)

Besos y bienvenid@ al blog!