¿No encuentras algo? Búscalo aquí

viernes, 20 de febrero de 2015

Las páginas del mar Sergio Martínez

¿Os imagináis embarcando en un barco que tiene como misión llegar a las Indias pero por un camino completamente desconocido y que, por lo que se sabe, podría ser hasta inexistente? Yo, no mucho, aunque también es verdad que después de haber viajado sola en alguna ocasión en Chile, la imaginación va un poco más por libre y podría no descartarlo del todo. 

Nuestro protagonista, del cual sabemos todo menos su nombre, es un joven que embarca junto a su hermano en la expedición que salió de España en 1519 en busca de las Indias navegando hacia el oeste en lugar de rodeando África. Sabemos que su hermano y él están huyendo de algo pero no sabemos de qué. Sabemos que no les importa alejarse de España porque ya no les queda nada a lo que aferrarse. Y sabemos que es la primera vez que ambos dos se suben a una nave y que no será un viaje fácil. 

Poco a poco vamos conociendo a nuestro protagonista desde que era pequeño, a su familia, a Sancho -su maestro-, a Lucía -su mejor amiga-, sus sueños y sus miedos a la vez que conocemos su día a día en el barco, su aprendizaje del mundo de la navegación, la cual, por cierto, no será como caminar por un camino de flores, sus amistades a bordo y las alegrías y las tristezas que le deparan el viaje.

Siendo aún un niño el protagonista de la historia es enviado a trabajar a casa de Sancho, un vecino que ha perdido a su hijo y que necesita alguien que le ayude a sacar la granja adelante. Sancho enseña a otros niños de la zona a leer y a escribir y, después de un tiempo trabajando con él, le invita a asistir a las clases también. Le enseñará de manera altruista, sin cobrar a sus padres lo que les cobra a los demás, y manteniéndole su empleo y su salario, además. Así, poco a poco, nuestro personaje irá conociendo el poder de las letras y de los números. Gracias a ese aprendizaje tendrá oportunidad de poner por escrito todo lo que le ocurre en el barco y podrá hacer amistades muy interesantes. Es, nuestro protagonista, un hombre enamorado de las letras y del saber. Un hombre con ganas de saber más de lo que sabe.

Tras lecciones como aquélla yo solía permanecer un rato en silencio. Aunque en muchas ocasiones sentía que, en el fondo, era yo quien tenía la razón, casi siempre me quedaba sin argumentos ante Sancho. Había algo en su manera de discurrir que me impedía contradecirle. Empezaba a sospechar que las palabras y la razón podían ser armas poderosas.

Las páginas del mar es un libro que me ha gustado mucho (muchisisimo como decimos a mi sobrino cuando algo nos encanta) y que he disfrutado en todo momento. No ha habido momentos de bajón en la lectura. Sergio Martínez sabe mantener la tensión en la trama todo el tiempo y eso ha hecho que estuviera siempre con la historia en la cabeza. Han sido entre tres y cuatro semanas las que he tardado en leerlo y me he descubierto varias veces pensando en el punto de la historia en el que había dejado a nuestro protagonista sin nombre. He sufrido, me he emocionado, he aprendido y, casi podría decir, que he vivido a la vez que el protagonista. Sin duda es un libro que recomiendo. 

Lo cierto es que podría seguir hablando del libro, ¡dejo tantas cosas por contar!, pero creo que es mejor que lo deje aquí y que seáis vosotros quiénes descubráis lo que esconden las páginas del mar, que aunque a veces puedan resultar más amargas que saladas, también pueden resultar dulces dependiendo de por dónde sople el viento.

----------------------

Parte de la lectura la hice acompañada de un mapa de la Patagonia tanto chilena como argentina que me ayudó a situar ciertos lugares y a recordar otros muchos. Muchas cosas y muy difíciles les toca pasar a todos los que embarcaron en la expedición de Magallanes en esa zona.


Muchas gracias por el ejemplar a Grijalbo PRH. Se ha ganado este libro un lugar privilegiado en mi estantería.

8 comentarios:

Margari dijo...

Pues no me había fijado en este libro y tiene una pinta buenísima. Lo tendré muy en cuenta.
Besotes!!!

Carmen Forján dijo...

Qué interesante. Y eso de ir seguiendo el recorrido con el mapa me parece una idea genial. Ya había leído en Facebook que te había gustado mucho. Bien que se nota. Me lo apunto, Narayani.
Besines y feliz domingo!

Violeta dijo...

Hola guapa!
Ya lo había visto varias veces en la librería, pero no me había decidido a leerlo, pero después de tu reseña, apuntado queda para una próxima lectura. Soy del grupo Tarro-libros, me quedo por aquí. Besotes

Tizire dijo...

Pues si no hubieras hablado de él no lo hubiera tenido en cuenta, pero parece que hay mucho que descubrir a través de estas páginas. Lo tendré en cuneta. 1beso!

Poemas dijo...

Ya le tenía ganas a esta libro y ahora, después de tu reseña, muchas más.

Me quedo por aquí.

Besotes

Xavier Beltrán dijo...

Tiene una pinta estupenda, aunque a mí se me quitaron las ganas de leerlo por razones que no tienen que ver con el libro en sí. Y es una pena.

Un besito.

Narayani dijo...

Chicas, os animo a leerlo. Hay una gran historia dentro de estas páginas.

Xavier, siento que se te hayan quitado las ganas de leerlo. De verdad creo que merece la pena. Espero que en algún momento vuelvan esas ganas ;-)

Besos! Gracias a todos por los comentarios

Shorby dijo...

Pues tiene muy buena pinta!! No lo conocía y me lo llevo apuntadito =)

Besotes