¿No encuentras algo? Búscalo aquí

miércoles, 15 de junio de 2016

Salvaje Cheryl Strayed

Recuerdo que cuando salió la película Alma Salvaje me entusiasmé con la idea de ir a verla. Sin embargo pasó el tiempo y me olvidé por completo de ella hasta que hace unos meses Tizire, de la web El otro lado de la almohada, nos contó que había leído el libro. ¡¿Cómo?! ¿¡Está basada en un libro?! Tenía que hacerme con él.

Cuando fui a comprarlo me llamó mucho la atención que el libro estuviera en la sección de autoayuda; no me lo esperaba pero, aunque no soy muy fan de este tipo de libros, ya iba convencida de llevármelo y es lo que hice.

Cheryl pierde a su madre por culpa del cáncer cuando sólo tiene 22 años. Pero con su muerte no sólo pierde una madre, sino que pierde a una amiga y, lo que es peor, se pierde a sí misma. Engaña a su marido sin razón, comienza a tontear con drogas y se deja acompañar por gente de dudosa influencia. No encuentra consuelo en nada y, a pesar del constante apoyo de su marido/ex marido y de un par de amigas, se siente sola. Un día ve por casualidad una guía de viajes que habla del SMP (Sendero del Macizo del Pacífico) y decide que ese viaje es lo que necesita para poder pasar página en su vida.

Desde ese momento pasa seis meses organizando el viaje hasta que consigue comprar el equipo completo: desde la tienda de campaña hasta las botas pasando por la mochila, el infernillo, comida suficiente para varios meses, una bomba de agua, el saco, ropa de frío y todo lo que se os ocurra que puede utilizar una persona sola en la montaña. Por supuesto sería imposible que pudiera cargar con todo ello así que tiene que calcular cuándo enviar cajas con comida, dinero, un libro, camisetas y calcetines para poder ir reponiendo lo que va gastando. De esto se encargará su amiga Lisa. Así, cada x número de kilómetros Cheryl hará paradas en pequeños pueblos con oficinas de correos para recoger sus cajas y poder darse algún capricho culinario de vez en cuando.

Eufórica, nerviosa, encorvada en una postura mínimamente erguida, me abroché y ceñí la mochila y, tambaleante, di los primeros pasos por el sendero...

Antes de comenzar su viaje le entran dudas y piensa en volver atrás, a su vida de perdición. En definitiva, coger el camino fácil. Sin embargo, a pesar del miedo que siente por todo lo que se avecina, decide ponerse la mochila en los hombros y dar el primer paso y después el segundo y coger la dirección del camino difícil. El que apenas tiene señales de lo que encontrará.

Pasa días y noches sola, a veces por decisión propia y otras porque no encuentra a nadie, y cada vez se siente más cómoda con la soledad. Encuentra su refugio y su seguridad en su pequeña tienda de campaña, como si ésta fuera de ladrillo en vez de una lona clavada al suelo.

Durante los tres meses que dura su viaje nos va contando cómo ha llegado a la situación que le hace plantearse su vida: su madre, su exmarido, sus hermanos, su padrastro, sus amigos, sus amantes. Todos son suficientemente importantes para que dedique su tiempo a pensar en ellos. Y también en ella, claro. Pensará mucho en quién es y en quién quiere ser. Cómo quiere que sea su vida cuando acabe el SMP.

En Facebook dije varias veces que el libro me estaba gustando mucho e incluso escribí una entrada en mi blog personal sobre mi experiencia de cinco días en una ruta que hice sola hace un par de años. En realidad no tiene nada que ver con lo que hizo Cheryl pero, a otra escala, me recordó mi viaje.

Salvaje es una lectura que deja huella y que da que pensar. Está contada con sencillez y por eso mismo la historia engancha; siempre queremos saber un poco más de la vida de Cheryl. Yo me quedé varias noches despierta de madrugada por su culpa, pero mereció la pena. He disfrutado mucho de este libro, lo llevaba conmigo a todos lados y lo abría hasta para bajar en el ascensor. Pero lo mejor para mí no ha sido la lectura en sí, que también, sino el poso que te deja. Esa sensación de que todo es posible. De que querer es poder. De que sólo necesitamos querer.

No he tenido aún oportunidad de ver la película pero seguro que me haré con ella en breve. Tengo ganas de verla.

5 comentarios:

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo...

Pues yo lo he hecho al revés porque sí que vi la película ¿y ahora qué? Oye, que tampoco recordaba que hubiera libro, me quedo con la duda de si leerla pese a todo, la verdad (en la playa o donde sea ;)
Besos

Shorby dijo...

Pues no vi la peli, así que mira, tarea doble =)

Besotes

Tizire dijo...

Si yo llego a saber que estaba catalogado como autoayuda no lo hubiera leído... O quizás sí, porque ya había visto la película y me había sorprendido gratamente. El caso es que a mí el libro me transmitió muchas sensaciones y acabé con muchas ganas de pillarme la mochila e irme sola por esos mundos de Dios... Si algún día lo hago, quizás me lleve este libro! Me alegra que te haya gustado tanto, 1beso!

Margari dijo...

Pues nada, como Shorby, tarea doble, tendré que leer la peli y ver el libro... Uys, que me ha salido al revés!
Besotes!!!

Narayani dijo...

Marilú, mi consejo es que la leas, pero entiendo que habiendo visto la peli ya te de pereza...

Shorby, Margari, ya me diréis si al final la leéis ;)

Tizire, yo pensé llevarme el libro a uno de mis viajes en solitario (desde hace unos años suelo hacerlos) pero no aguanté, jaja. Tenía muchas ganas de leerlo. Creo que me habría encantado descubrir la historia viajando sola pero también lo disfruté en mi casa ;)

Besos para las cuatro!!